03 de mayo de 2018
03.05.2018

Grupo Melca evita el pago de 1,1 millones al único hijo que apoya al fundador del holding

El TSJA deniega la indemnización que pidió Miguel García Becerril cuando los actuales administradores le quitaron la gratificación que cobraba

03.05.2018 | 12:09
Miguel García Becerril y José Luis García Arias.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha rechazado la pretensión de Luis Miguel García Becerril -hijo de José Luis García Arias- de que el Grupo Melca le abonara 1,1 millones de euros por daños y perjuicios tras retirarle una gratificación por trabajar en la firma Arside. El holding vuelve a ganar así un juicio a los exadministradores en el contexto de un culebrón familiar que se inició hace dos años, cuando García Arias fue defenestrado por dos de sus hijos y su exmujer como administrador único del grupo que él mismo había fundado.

La sala Social del TSJA ratifica la sentencia del juzgado de lo social número 2 de Avilés, que ya denegó la indemnización. "Una vez más, la estrategia impulsada por José Luis García Arias fracasa porque la Justicia vuelve a ratificar las medidas adoptadas por los actuales administradores y llama la atención sobre el modus operandi en su gestión empresarial. Para Grupo Melca la sentencia es contundente: ni hubo acoso a Luis Miguel García Becerril ni justificación alguna para las gratificaciones extraordinarias cuyo pago ordenaba García Arias", recalca el grupo en una nota de prensa.

Melca explica que García Becerril fue contratado en 2006 como técnico de organización en Arside por José Luis García Arias y recibía por ello una "gratificación discrecional" mensual. "Entre mayo y julio de 2016, una vez que José Luis García Arias fue cesado como administrador único del Grupo Melca, elevó esa gratificación hasta superar los 25.000 euros mensuales, aumentando el salario en más del 150%. Una situación que fue suspendida de forma inmediata tras el cambio directivo al frente del Grupo Melca", exponen. La sentencia considera probado que fue García Arias quien decidió aumentar la gratificación extraordinaria hasta los 25.000 euros "de forma unilateral" y llama la atención sobre 'la falta de justificación del extraordinario incremento".

El TSJA también rechaza la denuncia de "acoso" y "menoscabo de la dignidad como trabajador" interpuesta por Luis Miguel García Becerril: "No hay constancia alguna de que no se haya respetado la dignidad del trabajador".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído