DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ELISEO DÍAZ ITZA | Profesor de Psicología, habló ayer de la televisión

"Los menores de 3 años no deberían ver la televisión"

"Los estudios demuestran que consumir programas antes de los 4 años se relaciona con problemas de atención posteriores"

Eliseo Díaz Itza.

Eliseo Díaz Itza. M. VILLAMUZA

Eliseo Díaz Itza, profesor del área de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de Oviedo, fue ayer muy crítico con la televisión que ven los niños durante una charla que ofreció en el Centro de Servicios Universitarios y que dirigió a padres y educadores.

- ¿Cuál es la influencia de la televisión en el desarrollo infantil?

-Muy grande y no sólo en el desarrollo del niño. Nuestras sociedades no conocen la televisión y sus efectos porque no se ha educado en ello; es la gran desconocida.

- Su dimensión educativa, formativa o comunicativa está subordinada al entretenimiento?

-Quienes hacen televisión no lo quieren asumir pero este medio es el principal agente educativo de la sociedad moderna, incluso por delante de las propias familias y profesores. Ellos se limitan a entretener pero la realidad es que los contenidos que programan tienen un potente efecto educativo. Son agentes educativos con un curriculum oculto, nadie sabe lo que enseña.

- Los hábitos y comportamientos de los niños vienen dados por los programas que ven?

-Evidentemente, ya que la educación es la transmisión de valores y quien los fija es la televisión.

- Si el desarrollo cognitivo, social y emocional del niño viene de la relación con su entorno, ¿la televisión interfiere en este proceso?

-Totalmente. Organismos independientes de expertos -la Academia Americana de Pediatría y la Academia Nacional de Ciencias Francesa- recomiendan, basándose en la investigación científica, que los niños de menos de tres años no vean la televisión. Quienes son decisivas para el desarrollo del niño son las personas de su entorno, y no sólo por una cuestión afectiva, por la atención. El funcionamiento de la mente tiene una ventana, que es la atención, si se pierde o altera, la memoria y las demás funciones cognitivas se ven afectadas. La televisión perturba gravemente los mecanismos atencionales porque exige un tipo de atención antinatural, que no es la que el niño necesita para el colegio, las relaciones sociales o para comunicarse.

- Como consecuencia...

-La Academia Americana de Pediatría ha publicado muchos estudios que demuestran que ver la televisión antes de los tres años se relaciona con problemas de atención a los cinco, siete y nueve años y de una manera directamente proporcional al tiempo, a las horas diarias que la hayan visto antes de esos tres años. Y como esto no se sabe, hay muchísimos niños ante la televisión u otro soporte: tableta, teléfono...

- ¿Y a partir de los cuatro años?

-Puede ser incluso positivo verla, pero las estadísticas dicen que los niños españoles a partir de esta edad ven el doble del máximo consumo recomendado, que se encuentra en una hora y media diaria entre televisión convencional, tabletas y móvil.

- Hay casas en las que la televisión está siempre encendida aunque no se le preste atención. ¿Es igualmente perjudicial?

-Tiene el efecto negativo llamado de fondo. Los niños prefieren jugar a ver la televisión, pero cuando está la tele puesta la miran y ahí se interfiere el juego, que es de vital importancia en el desarrollo. Una cuestión importante es que ni los padres ni los maestros deben ofrecer la televisión como un premio ya que la convertimos en algo deseable; el premio es jugar con los padres.

- ¿Cómo se minimizan los efectos negativos?

-Reduciendo el tiempo de consumo de televisión, con programas controlados y, después de ver un programa en casa o la escuela, convertirlo en un juego de pintar, hacer un cuento o recortar.

Compartir el artículo

stats