Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran siderúrgica diversifica su actividad

Arcelor se alía con una firma austriaca para fabricar piezas por impresión 3D

La compañía ya produce desde Avilés utensilios para sus factorías, una nueva línea de negocio con la que quiere dar servicio a otras industrias

La nave avilesina que alberga la fábrica de piezas mediante impresión 3D de Arcelor y Frankstahl.

La nave avilesina que alberga la fábrica de piezas mediante impresión 3D de Arcelor y Frankstahl. RICARDO SOLÍS

La multinacional Arcelor-Mittal se ha aliado con la firma austriaca Frankstahl para impulsar la fabricación de piezas de repuesto para equipos industriales mediante impresión 3D. Como informó LA NUEVA ESPAÑA, la siderúrgica buscaba socios extranjeros para lanzar desde Avilés, y para todo el grupo, esta nueva línea de negocio. Fuentes de la compañía han confirmado a este periódico que Arcelor y Fransktahl han presentado ante las autoridades en materia de competencia una solicitud para la aprobación de su proyecto para crear una sociedad conjunta centrada en la impresión 3D. Esta sociedad fabricará piezas de repuesto para equipos industriales mediante fabricación aditiva. En una primera fase esas piezas tendrán como destino las minas y plantas del grupo (la compañía ya produce desde Avilés utensilios para sus factorías), pero la sociedad pretende que esta nueva línea de negocio que nace en Asturias dé servicio a otras industrias.

Como adelantó este periódico, el novedoso centro de producción de piezas mediante impresión 3D se encuentra en una nave que levantó en su día talleres Gozón en la calle Las Rederas, en la zona de La Lloba del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA). La maquinaria se encuentra en fase de pruebas y ya se están imprimiendo piezas de repuesto para equipos industriales -boquillas de soplado de aire o difusores de agua, entre otras- que no tienen ni una sola soldadura.

Arcelor-Mittal aporta a la nueva sociedad sus competencias en materia de investigación y desarrollo, entre ellas las relacionadas con los campos de la Física del Estado Sólido y la Ingeniería Mecánica, así como su presencia a escala mundial. La austriaca Frankstahl, por su parte, suministra su innovación tecnológica, el emprendimiento y su conocimiento del mercado.

Frankstahl, con actividad en diez países europeos, es una empresa familiar austriaca cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XIX, concretamente al año 1880. Con una plantilla de más de 800 profesionales y una facturación anual de 370 millones de euros, ha alcanzado una destacada posición en el mercado en los países en los que está presente. Oferta productos de acero de calidades tanto comerciales como especiales así como de acero inoxidable y de aluminio, sistemas para instalaciones y también accesorios y válvulas. La compañía cuenta con una plataforma de correo electrónico a través de la que ofrece más de 100.000 artículos.

¿Y por qué Arcelor-Mittal ha elegido a Frankstahl como socio? "Las competencias de I+D de Arcelor-Mittal en los campos de la Física del Estado Sólido, la Ingeniería Mecánica y el Diseño, así como su presencia a escala mundial, combinadas con la reconocida cultura de innovación tecnológica y el emprendimiento de Fransktahl asegurarán que esta sociedad conjunta se convierta en una empresa de éxito y ocupe una posición destacada en este sector en rápida expansión como es el de la impresión 3D", señalaron fuentes de la sociedad.

Las compañías están presentando la documentación correspondiente en Austria, Bulgaria , República Checa, Alemania, Hungría, Rumanía y Eslovenia, países donde ambos grupos tienen mercados nacionales. La sociedad conjunta, con sede en Asturias, ha comenzado su actividad utilizando una máquina de impresión 3D en metal de tecnología avanzada para aplicaciones industriales, pero no se descarta ir añadiendo maquinaria en fases sucesivas.

La novedosa factoría se encuentra a tiro de piedra de los dos centros asturianos de I+D de Arcelor-Mittal, que empezaron a funcionar de forma independiente en la recta final del año bajo la dirección de Roberto Suárez y Pedro Prendes, como adelantó este periódico. Al frente del centro de investigación del País Vasco se encuentra la asturiana Susana Peregrina, que compagina este puesto directivo con los proyectos que lidera en Avilés. Hace tan solo unos días que trascendió que el ingeniero gijonés Nicolás de Abajo coordinará los trece centros de I+D que el gigante del acero tiene repartidos por el mundo y que emplean a 1.500 personas.

Compartir el artículo

stats