12 de julio de 2018
12.07.2018
 
Gozón

Los vecinos de la madre que perdió la tutela de su hija de vientre de alquiler: "No se deja ver"

"La familia no se trata con nadie, son muy huraños, no se puede decir que saluden", dicen los residentes en Santa Eulalia de Nembro

12.07.2018 | 03:24
Una imagen de Santa Eulalia de Nembro desde un aparcamiento.

La gozoniega que ha perdido por "desamparo" la custodia de su hija de poco más de un año gestada por vientre de alquiler en California se mantiene aislada en su domicilio "desde hace tiempo". No quiere hacer declaraciones, tan sólo ha dicho a varios conocidos que se encuentra "bien". Junto con su hermano, se mantiene en casa mientras la pequeña está a cargo de los Servicios Sociales del Principado. "Apenas se dejan ver", aseguran los vecinos de Santa Eulalia de Nembro.

Ese traslado a un centro de acogida parece ser el único viaje de la niña desde su llegada a Gozón. Nadie en el entorno sabía de su existencia. Tampoco nadie sabe casi de la de su madre y su tío, a los que los vecinos de la zona aseguran no haber visto "desde hace mucho". "No podemos decir eso de que siempre saludaban", comentaba ayer uno de los habitantes de la parroquia. "Estamos acostumbrados a pensar que estas cosas pasan en otros sitios, que sólo salen en la tele o en las películas", apunta otro, aunque lo normal es el silencio. Los residentes en la localidad de Santa Eulalia de Nembro añaden que "son muy huraños, no se tratan con nadie".

En la parroquia, cuentan que "estuvieron detenidos por la Guardia Civil cuando murió su madre (abuela de la niña", hace apenas unos días por el mal estado en el que se encontraba la mujer, de avanzada edad. Se mezclan los rumores con algún dato preciso. Todo son especulaciones porque "siempre han estado al margen del resto del pueblo".

Otro de los comentarios en la zona es que a la abuela de la niña, fallecida el mes pasado, "la llevaron a enterrar a San Martín de Podes, en vez de hacerlo enfrente de casa, en el cementerio de la parroquia". Una vecina afirma que "el cura se enteró por otra gente de que había muerto, aunque debería haber sido él quien oficiara el funeral".

Lo que todos tienen claro es que "no podíamos ni imaginar que hubiera una niña en esa casa". "Cuando lo leímos... ¡Todo un año allí sin saber nada ni verla!", exclaman.

La pequeña se encuentra ahora a cargo de los Servicios Sociales por el estado de "desamparo" que presentaba. Su hallazgo se debió a la casualidad. La abuela fue llevada a una residencia en Gijón y el médico que la atendió observó que se encontraba en estado de abandono, falta de higiene, deshidratada y llevaba días sin comer, por lo que dio aviso a la Policía. En la visita a la casa, los agentes descubrieron la presencia de la pequeña. La niña contaba con un pasaporte de nacionalidad estadounidense, país en el que supuestamente su madre adoptiva había negociado los servicios de una gestación subrogada. Una vez que fue localizada la menor, los Servicios Sociales de Gozón y del Gorbierno autonómico comenzaron a buscar una solución ante el "desamparo" que apreciaron en ella. La Consejería de Bienestar Social retiró la custodia a su madre a finales del pasado mes de junio, casualmente el día que se celebraba el entierro de su abuela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook