Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PEDRO SALAZAR | Director de "Macbeth", que se representa el lunes en el Centro Niemeyer

"No sólo las comedias comerciales llenan los teatros, Shakespeare es del gran público"

"Hacer esta obra era como meterse en la cabeza del rey de Escocia, vivir inmerso en su propia pesadilla"

Pedro Lázaro.

Pedro Lázaro. ANDRÉS GÓMEZ S.

Pedro Salazar es el director de "Macbeth" y también lo es de "La Compañía Estable", una de las más prestigiosas de Colombia. El Festival Internacional de Teatro de Almagro programa la tragedia escocesa este próximo fin de semana. El lunes día 23 de julio los quince actores que recrean las noches salvajes del rey escocés que ideó William Shakespeare en el siglo XVII atracan en el auditorio del Centro Niemeyer (21.00 horas). Lázaro conversa con LA NUEVA ESPAÑA por teléfono.

- ¿Por qué este "Macbeth"?

-Fue un encargo del Ministerio de Cultura de mi país para celebrar el Año Shakespeare en Bogotá. La propuesta era hacer la ópera de Giuseppe Verdi y también la tragedia. La ópera la dirigió Ignacio García y yo, la obra de teatro. Lo que hicimos fue aprovechar la escenografía y otros elementos de la producción para los dos montajes. Y así sucedió más o menos.

- Imagino que le sedujo algo más del hecho de que fuera un encargo.

-Desde luego. Antes de este había hecho un "Como gustéis" y un "Othello". Lo que me llama la atención de Macbeth, del personaje, son sus visiones de futuro. Visiones de muertes. Hacer esta obra era como meterse en la cabeza del rey de Escocia. Shakespeare escribe su personalidad con una profundidad psicológica y psíquica asombrosas. Visualmente, lo que presentamos es su propia pesadilla. Por otro lado, estamos ante un guerrero con éxito que quiere consolidarlo dando muerte al rey Duncan y, después, al resto de los personajes. Un hombre de éxito, de repente, se ve inmerso en una cadena de violencias que él mismo ha provocado. Y todo por una ambición desmedida. El guerrero, prisionero de sí mismo, fue también lo que me sedujo de esta obra.

- Es curioso, muchas veces se culpó a Lady de la decadencia de Macbeth.

-Las visiones de Macbeth son anteriores a la intervención de Lady. En un momento dado, le dice que hay que parar el derramamiento de sangre, pero no la hace caso. El malvado es él y ella enloquece en esa aventura diabólica por el poder hasta el punto en que casi se convierte en una bruja más.

- Son quince actores. ¿Una superproducción?

-Trabajar con un elenco tan grande es algo extraordinario en Colombia también. Los espectáculos cada vez son con menos intérpretes: seis ya parece un exceso. Pero "Macbeth" tiene muchos secundarios muy importantes que normalmente se suprimen o el actor tiene que doblar. Eso no hace falta con este elenco. Me refiero a Ross, el mensajero, por ejemplo. Esto no hubiera sido posible sin el subsidio del Ministerio de Cultura de Colombia.

- Este es el tercer año de su "Macbeth".

-Ha sido una sorpresa el éxito que hemos alcanzado. El público no dejó de acudir al Colón. Pensamos que solo las comedias comerciales llenan los teatros, pero hemos descubierto que Shakespeare es del gran público.

- Y ahora andan por Almagro y Avilés.

-Es un gran regalo poder trabajar en Almagro, que es un templo del teatro clásico. Vamos a salir en una antigua universidad renacentista y allá, en Avilés, en el Niemeyer. Como compañía nunca habíamos trabajado en España.

- ¿Ah, no?

-Alguno de los nuestros hicieron un "Burlador de Sevilla", pero nada más.

- Son una compañía privada. ¿Tiene importancia el teatro público en Colombia?

-Apenas está empezando a existir. Nosotros somos una fundación sin ánimo de lucro. Hemos colaborado con el Colón en la producción de este "Macbeth". Hemos compartido gastos y compartimos el lucro. El teatro público debería existir, pero tienen que empezar a pensar que es algo importante. La discusión es cuál es el que hay que apoyar: ¿El clásico, las artes vivas?

Compartir el artículo

stats