Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcoa achaca al precio de la energía en España la pérdida de 19 millones de euros

La multinacional aluminera se reconoce afectada por los aranceles de Trump y registra una caída del 25% de su beneficio en el primer semestre

Dos torres eléctricas, en primer término, junto a las instalaciones de Alcoa en Avilés.

Dos torres eléctricas, en primer término, junto a las instalaciones de Alcoa en Avilés. MARA VILLAMUZA

La multinacional Alcoa dejó de ganar 19 millones de euros como consecuencia del "impacto desfavorable de la energía en España", o sea, por culpa de la factura eléctrica. Esto es lo que declaró William F. Oplinger, el director financiero de la compañía norteamericana que mantiene en Avilés una factoría de aluminio primario cuyos trabajadores están con el alma en un hilo desde hace más de siete años: entre las consecuencias de una inundación catastrófica y las de una serie de decisiones de los gestores de la empresa vinculadas a salvar la recesión económica (la planta, de hecho estuvo en venta, aunque esto nunca fue admitido desde la dirección de la compañía).

Esta semana, la compañía presentó su balance contable. Según este, Alcoa registró una caída del 25 por ciento en su beneficio neto en los primeros seis meses del año (194 millones de euros). Esto la ha obligado también a revisar a la baja sus previsiones para el resto del año. Y es que la empresa, pese a ser norteamericana, está amarrada por los aranceles ordenados por el presidente Donald Trump (cuenta con factorías en Canadá, de hecho, son de las más importantes).

Roy Harvey, el presidente ejecutivo de la compañía multinacional, aseguró en la misma presentación de las cuentas del segundo trimestre: "Vivimos un mayor déficit de aluminio y de alúmina para este año, pero, al mismo tiempo, hemos observado que el mercado de bauxita se está moviendo a un superávit".

Harvey visitó a mediados del pasado mes de junio las instalaciones avilesinas de Alcoa. Allí se dirigió a los trabajadores. Les dijo que si el nuevo Gobierno de España (el de Pedro Sánchez) daba "una solución al problema de la tarifa energética se abriría la posibilidad de arrancar al 100 por ciento". La planta avilesina produce al 66 por ciento desde hace unos años, desde que el antecesor de Harvey, ordenara reestructurar la comercialización del metal en el mundo. Esta situación se ha hecho habitual, pese a que los trabajadores han reclamado en multitud de ocasiones que la fábrica vuelva al estado de inicio. La compañía considera la energía eléctrica como materia prima para producir aluminio primario.

Compartir el artículo

stats