Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siete de cada diez pacientes del Hospital San Agustín pendientes de diagnosticar ni siquiera tienen una cita

Las ecografías acumulan el mayor colapso y las mamografías el menor | La renovación de los aparatos será clave para reducir la lista

Dependencias del Hospital Universitario San Agustín.

Dependencias del Hospital Universitario San Agustín. RICARDO SOLÍS

Siete de cada diez enfermos pendientes de una prueba de diagnóstico en Avilés no tienen cita y, a fecha de mayo, solo 872 pacientes de un total de 2.914 habían recibido una notificación con el día y la hora para realizar colonoscopias, mamografías, ecografías, escáner o resonancias. Otros 2.042 aguardan su turno.

Los datos que afectan a los usuarios con tarjeta sanitaria dependientes del Hospital San Agustín son un reflejo de los que se registran a nivel regional, con 4.249 asturianos pendientes, por ejemplo, de un TAC. En el complejo sanitario avilesino, eso sí, los pacientes urgentes o preferentes reciben atención inmediata. Lo mismo ocurre en el caso de las listas de espera quirúrgica.

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, insistió semanas atrás en que en los últimos meses se ha trabajado más para llegar a rendimientos casi óptimos en lo que afecta a las listas de espera de pruebas diagnósticas y destacó que los propios profesionales reconocen que este está siendo un "bienio histórico en cuanto a renovación del aparataje". Explicó, en esta línea, que en los últimos meses se han incorporado dos nuevas resonancias magnéticas, dos nuevos TAC y se está en fase de licitación de una nueva resonancia magnética o un mamógrafo, entre otros, lo que supone un total de 12 millones de euros de inversión al margen de la puesta en marcha del HUCA y el Álvarez Buylla.

Todo ello, destacó el titular de Sanidad en Asturias, ha supuesto importantes descensos en todas las áreas, en algunos casos de hasta el 40 por ciento además de la mejora de la calidad de las pruebas. En el complejo sanitario avilesino, algunos profesionales consideran que el retraso en algunas pruebas de diagnóstico ralentiza la actividad en los quirófanos.

En el San Agustín, esperaban el pasado mayo por una prueba de diagnóstico 2.914 personas. La lista de espera más importante (1.228 pacientes) la sufren quienes aguardan por una ecografía. Por orden de más a menos, los que más esperan son los enfermos pendientes de una colonoscopia, resonancia y escáner. La lista de espera más baja está en mamografías con 66 mujeres esperando por la prueba, 28 ya con cita y 38 sin citar. La mamografía es una prueba importante, entre otras cosas, para el diagnóstico del cáncer de mama. Parte de la lista de espera se explica por el aumento de demanda de pruebas: cada vez se solicitan más exámenes de este tipo para dar con diagnósticos más certeros en menos tiempo.

Durante más de cien años, estas técnicas han evolucionado tanto en el ámbito de la medicina nuclear como en el ámbito radiológico donde se diferencian pruebas como la ecografía y la resonancia magnética, que no utilizan radiación, y pruebas como la radiografía, el escáner y la mamografía, que sí utilizan rayos X.

Aunque la relación entre el riesgo y el beneficio es muy favorable, las complicaciones pueden aumentar en el caso de las mujeres embarazadas, que deben de firmar un consentimiento informado antes de someterse a pruebas de diagnóstico por imagen con radiación, y en el caso de los niños, donde se busca la utilización de la menor dosis de radiación posible bajo los principios de justificación y optimización.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats