El gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), José Ramón Riera, anunció ayer a los afectados por la intoxicación con mercurio ocurrida en la factoría de Azsa hace cinco años y medio la constitución de un grupo médico multidisciplinar que se pondrá al servicio del colectivo "para hacer, previa evaluación de cada caso, planes personalizados de atención y seguimiento, además de recabar datos para seguir investigando la relación de las patologías que manifiestan con el accidente que tuvieron".

Esa fue una de las proposiciones que hizo Riera en el transcurso de una reunión que mantuvo ayer con varios de los damnificados por el accidente que sometió a medio centenar de trabajadores de la empresa IMSA a una alta exposición de mercurio cuando hacían tareas de mantenimiento en Azsa. Así mismo, el gerente del Sespa ofreció los servicios de los profesionales del Instituto Nacional de Silicosis (expertos en dolencias respiratorias y enfermedades laborales) para que examinen a los afectados por mercurio y hagan sus aportaciones de cara a posibles tratamientos.

El responsable médico asturiano destacó que, en contra de lo manifestado por los interesados en muchas ocasiones, "los intoxicados con mercurio, y esto lo acreditan sus historiales médicos, nunca han dejado de estar asistidos y mucho menos abandonados". No obstante, ayer primó el ánimo de llegar a un acuerdo que regule la futura atención médica que reciben los afectados por el mercurio, víctimas de un sinfín de secuelas por la exposición que tuvieron al metal pesado. También se quiere dotar a ese protocolo de la máxima seguridad jurídica. Según Riera, "estamos muy cerca del acuerdo". Los afectados, por su parte, tienen previsto analizar hoy la propuesta del Sespa.

El diputado de Podemos Asturias Andrés Fernández Vilanova aseguró ayer que su partido "llevará a la Fiscalía el caso de los intoxicados por mercurio en Asturiana de Zinc (Azsa) si la Consejería de Sanidad no obliga a la mutua Fremap y a Azsa a asumir la atención médica especializada de por vida de los afectados". Según el parlamentario, "la Consejería y el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) faltaron a su compromiso con las 49 personas intoxicadas por mercurio en el accidente ocurrido en Azsa en 2014".