Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El peluquero que disparó a un amigo ya tiene clientes y quiere volver a actuar en fiestas

El Pozón recibe al conocido empresario, recién salido de la cárcel y que tendrá que cambiar su ruta de casa al trabajo por la orden de alejamiento de la víctima

El negocio del peluquero, en El Pozón.

El negocio del peluquero, en El Pozón. MARA VILLAMUZA

El peluquero del Pozón que disparó supuestamente a un amigo en las puertas de un bar de la calle de Santa Apolonia ya está en casa. Ha reabierto su negocio y ha comenzado a cortar el pelo y arreglar barbas. Prefiere no hablar del caso por recomendación de su abogada, aunque ya cuenta con clientes y quiere volver a actuar como cantante y guitarrista en fiestas, su otra ocupación.

F. C. M. ha pasado dos meses en prisión provisional, en el centro penitenciario de Asturias. Tras su salida, el juez le ha impuesto una orden de alejamiento de 200 metros de su víctima y, dado el lugar en que reside el peluquero, esta circunstancia le obligará a cambiar de ruta para ir de casa al trabajo.

F. C. M. salió de prisión la semana pasada y no fue hasta el lunes que abrió el negocio. Ya tiene clientes, ya todo comienza a volver a la normalidad, según opiniones recabadas en la zona. La acusación particular, que dirige el abogado Ignacio Hernando, reclama contra el peluquero una pena de cinco a diez años de prisión: le acusa de un delito de tentativa de homicidio al que sumaría otros dos años más por la tenencia ilícita de armas de fuego. El arma que usó para disparar a a su amigo fue una pistola modificada, más concretamente, una detonadora Ekol Special 99 de 9 milímetros, según apuntaron en medios policiales.

El peluquero es también un conocido cantante de fiestas de prao. No tiene a la vista recitales en próximas fechas, sin embargo, se ha mostrado ya disponible al regreso a la escena en la que ha destacado mucho. El juicio contra él va para largo. El proceso de instrucción no ha hecho más que empezar. La víctima tiene una esquirla de plomo en un pulmón y también en la garganta. Su agresor fue detenido la misma noche del tiro a las puertas de un local en la avenida de Santa Apolonia. Recibió asistencia psicológica y acudió ante el juez antes de su entrada en la cárcel.

Compartir el artículo

stats