Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cultura como filosofía de vida

El promotor musical Carlos Barral se convierte en "Corverano ejemplar" por su dedicación a las artes y su amor por Los Campos, donde vive

Carlos Barral, en el apeadero de Los Campos.

Carlos Barral, en el apeadero de Los Campos. MARA VILLAMUZA

Carlos Barral se trasladó a Corvera "por amor" y Los Campos le enamoró. "A mi mujer y a mí nos gustó la zona. Es un buen sitio para vivir, tranquilo, con el tren al lado. Miramos por la ventana y vemos naturaleza en una zona urbana. No todo el mundo tiene un pulmón como el embalse al lado de casa", sostiene. Ese amor y un trabajo que une su pasión por la cultura con su medio de vida le ha hecho merecedor del premio de "Corverano ejemplar" que otorga el Ayuntamiento.

Barral nació en Oviedo, pero cada vez se siente "más corverano". Es promotor musical y cultural y dirige "Cohete Internacional", una promotora que entre otros artistas cuenta en su nómina con Rodrigo Cuevas, con el que, afirma, "se está haciendo justicia al trascender de lo local, porque es un gran artista". Cada día, su empresa, que fundó su hermano hace 30 años, le ocupa gran parte del día. Barral comienza y acaba la jornada en el apeadero de Los Campos para enlazar Corvera con Oviedo, donde está la oficina de la promotora cultural. "He trabajado en otras cosas, pero la cabra tira al monte y lo mío es esto", sentencia.

Sin embargo, el galardón de "Corverano ejemplar" le llega por su faceta más artística. Un amante de la cultura no podría vivir sin expresar sus propias inquietudes. Escritor, poeta, pintor y dibujante... Su último trabajo es la "Rapsodia dominical", un recital con sus textos y la música del órgano hammond de Chus Neira. De hecho, el fallo del jurado del premio corverano afirma que es merecedor del galardón "por su destacada labor literaria y pictórica sustanciada en diversas publicaciones y exposiciones desarrolladas en Corvera y en el resto del Estado". Combina artes plásticas, música y literatura para conseguir sorprender al público.

Nunca se cansa de escribir. "Es difícil sacar tiempo en estos momentos, pero lo necesito. Llevo escribiendo desde adolescente, es una extensión de mi vida, como una extremidad más de mi cuerpo, y necesito la poesía para vivir", sentencia Carlos Barral. Ahora está a punto de cumplir una de sus metas, la de publicar su primer libro. "Está ya en el horno", señala el promotor.

Se considera "bastante apátrida", pero eso no quita que le haga ilusión ser considerado un corverano ejemplar. "Nunca me he parado a pensar si me siento corverano, ovetense, asturiano... pero cada vez tengo más cariño a este concejo y con cosas como esta me tengo que sentir cada vez más corverano. El galardón ha sido algo inesperado y es bonito, porque siempre es agradable sentir que se te aprecia en un sitio", sentencia.

Compartir el artículo

stats