DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TEJ BHAT | Vicepresidente y jefe de operaciones de la multinacional tecnológica DXC en Europa

"DXC va a seguir invirtiendo y creciendo en Asturias, es un centro de referencia"

"Se han superado las expectativas de la fusión, es sorprendente haber conseguido integrar dos compañías tan grandes en tan poco tiempo"

Tej Bhat, en el centro de DXC en Avilés.

Tej Bhat, en el centro de DXC en Avilés. MARA VILLAMUZA

El vicepresidente y jefe de operaciones de la multinacional tecnológica DXC en Europa, el indio Tej Bhat, ha visitado esta semana el centro asturiano de la multinacional. El antiguo centro de servicios de Computer Sciences Corporation (CSC), con sede en el parque empresarial de Avilés, empezó a funcionar en abril de 2017 como DXC Technology, el gigante tecnológico resultante de la fusión de Computer Sciences Corporation y Hewlett Packard Enterprise (HPE), una de las firmas en las que se dividió HP en 2014. Tej Bhat ha mantenido reuniones y sesiones de trabajo con los trabajadores. Está de ronda por los centros europeos de DXC y de Avilés no se puede ir con mejor impresión, según se desprende de esta entrevista.

-¿Qué le trae por Asturias?

-He venido a conocer el centro, uno de los más reconocidos y de crecimiento dentro del grupo no solo en Europa, sino a nivel mundial. He de reconocer la excelencia del trabajo que ha estado haciendo. Para mí son muy importantes las personas y ese es uno de los motivos principales de mi visita, pretendo reunirme con los diferentes equipos de manera regular.

-Hace más de un año de la fusión entre CSC y HP. ¿Qué balance hace de los comienzos de DXC?

-Fantástico, incluso se han sobrepasado las expectativas que se tenían inicialmente de la fusión. Es sorprendente que hayamos sido capaces de integrar dos compañías tan grandes en un periodo de tiempo tan corto. Estamos operando como una familia. Unos tenemos la herencia de CSC y otros la tienen HP, pero realmente se está operando como una única entidad y bajo una única marca.

-Han formado un auténtico gigante tecnológico.

-Como proveedor de servicios tecnológicos independiente, somos la mayor multinacional de tecnologías de la información del mundo. Nos apoyamos en 250 proveedores tecnológicos, los mejores del mercado. Escuchamos las necesidades del cliente, decidimos cual es la mejor de las soluciones tecnológicas que puede necesitar y la implantamos de manera independiente.

-El centro de Asturias era un referente dentro de CSC. ¿Lo sigue siendo como DXC?

-Sí, lo sigue siendo, sin duda. Estamos dando soporte a muchísimos e importantes clientes desde aquí y continúa siendo un centro de referencia en la compañía en nuestra estrategia de futuro.

-El crecimiento en Avilés ha sido exponencial en los últimos años (se superan los 1.100 puestos de trabajo). ¿Hay previsiones de seguir en la misma línea?

-Sí, el de Avilés es un centro estratégico en Europa y se espera un crecimiento al ritmo que ha tenido en el pasado, especialmente en el ámbito de transformación digital.

-¿Cómo se adapta una compañía TI a esta revolución tecnológica en constante cambio? ¿Cómo se va por delante de alto tan cambiante como es la tecnología?

-Nuestra filosofía es la de un paso para ahora y un paso para el futuro. Por un lado, nos preparamos para las necesidades inmediatas del cliente y a la vez analizamos los cambios tecnológicos previstos a cinco años vista para estar preparados y ofrecerle ayuda ante esas nuevas situaciones. Tenemos formación propia en tecnología bajo el paraguas de la DXC University (plataforma de formación con cursos online y presenciales) y también de la mano de nuestros socios tecnológicos (IBM, Microsoft, Amazon...).

-¿Cómo ha cambiado el mercado y hacia dónde va el futuro del sector?

-Los modelos de negocio han cambiado, la innovación es constante, y el objetivo final es mejorar la calidad de vida de las personas. Esos cambios afectan directamente a los modelos de negocio y las formas de trabajo. La tecnología se va a introducir en todas partes. Me estoy refiriendo al internet de las cosas, a la inteligencia artificial, al análisis de los datos y a la importancia de la ciberseguridad. Estamos ante la integración de la vida física y la digital, ambos mundos se fusionarán cada vez más.

-¿Necesitará un particular los servicios que ofrece DXC? ¿Usaré yo sus servicios?

-Por supuesto. No directamente pero sí indirectamente. Por ejemplo, nosotros somos la principal compañía del mundo en productos tecnológicos para empresas de seguros. Es muy probable que si usted va a contratar un seguro se esté utilizando un programa nuestro o unos servicios nuestros. Otro caso es el de los coches conectados. También estamos trabajando para empresas en el sector de los vehículos autónomos. Es probable que, en el futuro, aunque indirectamente, esté utilizando un software o un servicio que prestamos nosotros.

-¿La ciberseguridad les trae de cabeza? ¿Es el principal riesgo para el día a día de una compañía tecnológica?

-No solo para nosotros, es un riesgo global para todas las compañías. Por nuestro conocimiento tecnológico, de procesos y de regulación de protección de datos, estamos preparados no solo para cubrir nuestros riesgos sino también para ayudar a nuestros clientes en esas situaciones que se pueden encontrar, tanto en materia de ciberseguridad o de cambios en la legislación relacionada con los datos.

-Proviene del centro de CSC en India y en Europa occidental sobrevuela el temor a que el trabajo se acabe marchando para allá. ¿Es un temor real? ¿Hay competencia entre los distintos centros de DXC?

-No es un problema de competencia, sino de ser competitivo. El mercado está siendo cada vez más exigente y es necesario encontrar centros competitivos para mantenerse en el mismo. Tenemos instalaciones en Asturias, Zaragoza, Sofía (Bulgaria), Malasia, Filipinas... Desde luego que no hay una guerra interna, sino una presión del mercado que hace que se busque esa competitividad. En Europa sigue habiendo muchos puestos y roles vinculados a ventas y de gestión de clientes. Hay trabajos que siempre se van a mantener aquí.

-¿Tienen problemas en el grupo para encontrar personal cualificado?

-No es difícil, pero tampoco fácil. Nosotros intentamos mantener a nuestro personal con formación constante. Invertimos en la formación de nuestra gente para que esté preparada para todos esos avances que se están produciendo y para poder ser capaces de retener el talento.

-¿Qué mensaje traslada a los trabajadores del centro de Asturias?

-Sin duda hacen un trabajo fantástico, y les agradezco el esfuerzo. DXC va a seguir invirtiendo y va a seguir creciendo en Asturias. Está tomando forma el centro de transformación digital, al que se incorporarán unas treinta personas procedentes de la Universidad como personal "junior" a través de la cátedra DXC. Aquí he visto energía y pasión en la gente, toda esa creatividad e innovación que se está aportando supone un valor para los clientes, para los accionistas y para los propios empleados.

Compartir el artículo

stats