Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El San Agustín precisa médicos extranjeros por falta de personal, dicen los sindicatos

El hospital cuenta con cinco profesionales extracomunitarios, todos sudamericanos

Titulados en Medicina, antes de iniciar un examen para el MIR.

Titulados en Medicina, antes de iniciar un examen para el MIR. LUISMA MURIAS

M. MANCISIDOR

El Hospital Universitario San Agustín tiene actualmente en plantilla a cinco especialistas de países que no son europeos: tres adjuntos y dos residentes. Dos son de Colombia, dos de Venezuela y uno más de Bolivia. Podrían ser muchos más, no solo en Avilés sino en toda Asturias. El Sindicato Médico ( Simpa) defiende ahora que se abra a nivel regional la puerta a los exámenes MIR a extracomunitarios para suplir la falta de personal sanitario que ya se aprecia en las consultas, algo muy llamativo en el caso avilesino. Esta iniciativa se suma a otras muchas que redundarían en beneficio del paciente y los profesionales, tanto de aquí como de fuera del país: "Antes se debería incentivar a los de casa, no permitir fugas de cerebros, mejorar las condiciones de trabajo... Y hecho esto, y si hace falta, contratar sin mirar el DNI", explican los representantes de los trabajadores.

"Deberíamos ser capaces de absorber a los profesionales que formamos, de otra forma es una pérdida de recursos", subraya José Antonio Vidal, representante del Simpa y médico con plaza en el San Agustín. Pocas comunidades autónomas facilitan actualmente el acceso de los extracomunitarios a las plazas de estatutario: Cantabria, País Vasco, Castilla y León y La Rioja fueron las primeras. En Asturias, compitieron el pasado febrero un total de 14.448 licenciados en Medicina por 6.513 plazas para cursar una especialidad en España. Los médicos de otros países, generalmente hispanoamericanos, optaban, solo, al cuatro por ciento del total de estas plazas (este año, 260).

"Aquí en Asturias tenemos un problema grande con los extracomunitarios que se debe corregir. En Madrid existen muchas peticiones para convalidar títulos de médicos especialistas que a saber de dónde vienen mientras que especialistas que se forman aquí, que tienen el MIR, se encuentran con muchas dificultades para acceder al mercado laboral", lamenta Vidal. Añade al respecto el neurólogo: "A mí me da mucho miedo que ahora abran la mano en Madrid y salgan 3.000 ginecólogos con un título de la universidad bolivariana que tal vez es muy bueno, no lo niego, pero no tiene el control del MIR de los de aquí". José Antonio Vidal lo tiene claro: "La discriminación no tiene que ser por nacionalidad, tiene que ser por cómo te has formado".

A juicio de José Antonio Vidal esta selección es "injusta", y la solución pasa por reformar la legislación actual, si bien cada comunidad puede eximirse del requisito de la nacionalidad por razones de interés general para el acceso a la condición de personal funcionario estatutario. Esto solo podrá llevarse a cabo por ley de las Cortes Generales o de las asambleas legislativas de las Comunidades Autónomas.

La aceptación de MIR extracomunitarios es una medida que, según Vidal, contribuiría a paliar la falta cada vez más llamativa de especialistas en las consultas asturianas. Desde el Simpa ven viable también que se amplíe la edad de jubilación de los médicos y defienden que se elabore un mapa de áreas y puestos de difícil cobertura. "Es fundamental también que se incentive a los nuestros, que ahora mismo ven más ventajoso trabajar de Pajares para allá", recalca.

En el Hospital Universitario San Agustín, concretamente, hay cuatro especialidades en las que la inestabilidad del personal condiciona los resultados, como confirma el gerente, Enrique González: "En Dermatología, por ejemplo, tenemos tres especialistas autorizados y, en el último año y medio, hemos tenido varios meses solo con un profesional". "En Cardiología hay una carencia importante de especialistas y si bien hemos contratado a un cardiólogo a tiempo parcial no llegamos a la cifra objetivo que nos gustaría. En Traumatología, hemos estado también hasta con cuatro profesionales menos. Todo esto repercute en las consultas. Así que tenemos que hacer equilibrismo entre consultas y actividad quirúrgica", añade. Ahora, el Simpa ve en los MIR extracomunitarios una de diferentes salidas para suplir la falta de médicos.

Desde el Simpa, proponen asimismo que se cuide más a las mujeres médicas, que en Asturias representan casi al 60 por ciento de las plantilla. Como dato curioso: "Hay mujeres médicas que prefieren quedar en casa por las tardes que realizar horas extraordinarias, otra medida adoptada para rebajar las listas de espera, por una cosa tan sencilla como la conciliación de la vida laboral y familiar. Hay que buscar incentivos y no hace falta que sean económicos", concluye Vidal, que propugna importantes cambios en los criterios de admisión.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats