Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANA ROSA GONZÁLEZ | Médica de familia de Avilés, presidenta entrante de la SHARVA

"Es necesario que el paciente tome conciencia de que el enfermo es él"

"La tensión que no se conoce es el mayor problema que tenemos: una de cada tres muertes se produce por una enfermedad cardiovascular"

Ana Rosa González.

Ana Rosa González. MARÍA FUENTES

Ana Rosa González, avilesina de Llaranes, es médica de familia en el centro de salud de Sabugo y nueva presidenta de la Sociedad Asturiana de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular (SHARVA). Coqueta, locuaz y amante de la medicina por encima de todas las cosas, González asume el cargo con el objetivo de acercar dicha sociedad a los asturianos.

- Médica por vocación...

-Siempre tuve claro que quería ser médica. De niña había una película de médicos en la televisión que me encantaba... Era buena estudiante y crecí con el gusanillo de cuidar a los demás.

- ¿Cuándo comenzaron a preocuparle los problemas de hipertensión?

-En 2002 me enteré de que había una entidad sin ánimo de lucro que se preocupaba de todas estas cosas del riesgo cardiovascular. Tras hacerme socia de la SHARVA, comencé a participar en las actividades. Desde hace diez años soy vocal, y ahora he asumido la presidencia con gente nueva que seguro que dará un impulso.

- ¿Objetivos?

-El reto es que la sociedad, además de ser conocida por la clase médica, la reconozca la población general con el fin de que los pacientes se impliquen más en sus patologías. Los pacientes deben tomar conciencia de que los enfermos son ellos. Otro reto es captar a muchas personas que padecen estas enfermedades y no lo saben porque no vienen nunca al médico. La tensión que no se conoce es el mayor problema que tenemos: una de cada tres muertes se produce por una enfermedad cardiovascular.

- ¿Síntomas del hipertenso?

-Es una epidemia. No duele, pero mata. Se pasan años sin síntomas y cuando duele la cabeza, por ejemplo, ya se lleva tiempo sufriendo hipertensión. Lo que no vale es dejarlo todo en manos de una pastilla. Da igual tomarse la tensión todas las semanas si no se camina a diario.

- ¿Cómo se puede captar a nuevos pacientes?

-Queremos salir a la calle con mensajes que lleguen a los que no van al médico y a los que nunca se toman la presión arterial. Queremos que aflore gente que está enferma y que debuta con infarto, cuando con un tratamiento podría vivir muchos años. Y, luego, continuar lo hecho por mis predecesores, que han llevado a esta sociedad a ser un referente.

- ¿Qué se considera una presión arterial adecuada?

-En cualquier persona normal, la que no pasa de 140/90. Ahora las guías americanas nos llevan a unas cifras inferiores, pero en España se ha llegado a la conclusión de que si bajamos mucho las cifras estaríamos todos enfermos.

- ¿Influye la genética en la hipertensión?

-Hay factores de riesgo, como el sexo o la edad, que no son modificables. Pero los otros podemos modificarlos todos: quitar el tabaco, reducir el consumo de alcohol, realizar ejercicio físico o llevar una dieta adecuada.

- Vaso de vino para controlar la tensión: ¿realidad o mito?

-(Risas). Si una persona toma un vaso de vino bueno sí puede funcionar como protector cardiovascular, pero un vaso. Esto a veces no lo entienden los pacientes que consideran que beben lo normal, con cuatro cervezas al día.

- Comida sin sal...

-No es eso. Cuando voy al supermercado y veo un carrito lleno de cajas, comida envasada y bolsas sin fruta ni verdura o legumbres estoy viendo un riesgo cardiovascular.

- "Golpes" como el cierre de Alcoa en Avilés, el estrés... ¿Influyen en nuestra tensión?

-El estrés puede influir, pero si la persona estresada se cuida, es difícil que lo desarrolle. Ahora bien, para alguien que no hace nada por su vida, ese estrés puede ser la puntilla.

Compartir el artículo

stats