02 de enero de 2019
02.01.2019
ÚLTIMA HORA
La exhumación de Franco del Valle de los Caídos será este jueves

Multitudinario funeral en Llaranes por un hombre "coherente, positivo y afable"

"Le estamos agradecidos por actuar en favor de la sociedad, la participación y el bien comunitario", apunta en la homilía el párroco José María Murias

02.01.2019 | 01:09
Siete policías locales introducen el cuerpo de Ponga en la iglesia de Llaranes. A la derecha, en primera fila, la alcaldesa, Mariví Monteserín, y su antecesora, Pilar Varela, con Adrián Barbón, líder del PSOE asturiano, detrás. A la izquierda, la viuda, Juana María de Esparta, y sus hijos Paula, Belén y Bernardo Ponga.

"Coherente", "buen político", "afable" y "positivo" fueron algunas de las palabras más escuchadas entre cuantas personas acudieron ayer al funeral de Manuel Ponga, celebrado en la iglesia de Santa Bárbara de Llaranes, a poca distancia del domicilio familiar del exalcalde de Avilés. Tanto José María Murias, que ofició la ceremonia religiosa junto a cinco sacerdotes, como los vecinos y amigos del también expresidente del puerto presentes en el templo, resaltaron la personalidad política, religiosa y social del fallecido. "Contribuyó a crear la primera asociación de vecinos de Llaranes-El Pozón", apuntó un grupo de mujeres en la explanada de la parroquia. Entre ellas, Pilar Álvarez destacó asimismo que "es una pena que no le hayan dado en vida su nombre al parque del Pozón, como se había planteado; aunque después de todo, él sabía que tenía el cariño y el respeto de la gente de su barrio".

Murias, por su parte, también recordó cómo Ponga y su mujer Juana Mari de Esparta -ex diputada del Parlamento asturiano- participaron en el nacimiento de la Asociación de Padres de Alumnos, fueron activos en las comunidades cristianas de base, se implicaron en el comité de solidaridad con Guatemala y apoyaron los movimientos de "cambio en un mundo nuevo".

Ante una abarrotada iglesia con asistencia de políticos contemporáneos o del mismo signo que Ponga - como el ex presidente del Principado, Pedro de Silva; el ex alcalde de Oviedo, Antonio Masip, o la ex ministra de Sanidad, Leire Pajín-, el párroco se refirió al finado "como un animal político". "Fue un ejemplo de buen político, que le honra, dignifica y salva; muchas personas le estamos agradecidos por actuar en favor de la sociedad, de la participación y del bien comunitario", destacó el sacerdote. "Hoy es un día solemne que debe quedar grabado en la historia de Avilés y de Asturias, estamos tristes por perder a un amigo, pero muy agradecidos y por ello queremos reconocer su persona", indicó el párroco, que ofició el funeral junto a José Manuel Feito, Abel Vázquez, Alfonso López, José María Cantera y Víctor Gainza.

Tras la celebración, la alcaldesa, Mariví Monteserín, (en el primer banco, al igual que Santiago Rodríguez Vega, presidente de la Autoridad Portuaria de Avilés, y Pilar Varela, consejera de Servicios y Derechos Sociales) agradeció en nombre de la familia Ponga Esparta las muestras de condolencia recibidas estos días y se refirió a los tres escenarios que despidieron al ex alcalde: el tanatorio, el salón de recepciones del Ayuntamiento y la iglesia de Llaranes porque "Ponga era un hombre de fe, la que nunca mezcló con el espacio público", dijo. Sus palabras dieron paso a un aplauso de los presentes y a la interpretación, por parte del coro de la iglesia, de la canción "Estrella de los mares", que despidió al padre, marido, político, vecino y amigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook