03 de enero de 2019
03.01.2019

Las entrañas del Palacio Valdés cobran vida

El personaje de "Toñín", el acomodador del teatro, ilustró a los participantes en las primeras visitas guiadas a este edificio

03.01.2019 | 01:37
"Toñín", el acomodador, en el escenario con actores y participantes en la actividad.

Las entrañas del Palacio Valdés cobraron vida la tarde de ayer. Los asistentes a las primeras visitas teatralizadas del teatro avilesino disfrutaron de un espectáculo inmersivo en el que conocieron los rincones singulares de este edificio emblemático y datos históricos de su creación. El personaje de Josefina dio la bienvenida a los visitantes en el hall de entrada del teatro. Con marcado acento gallego, la mujer dijo ser de Mondoñedo pero tener familia en Avilés. Ya en las escaleras de acceso a la primera planta, apareció "Toñín". Este personaje se presentó como el nieto del primer acomodador del teatro, que tenía su mismo nombre.

Los visitantes conocieron de la mano de "Toñín" la historia del Palacio Valdés. El acomodador se remontó a 1846, año en que se construyó el teatro-circo Somines en el antiguo parque del Retiro -hoy Las Meanas-. "Aquel teatro tenía disposición circular y servía tanto para ver teatro como para tomar un whisky", comentó. El toque cómico impregnó la actuación de los personajes que dieron vida al fantasma del teatro, quien apareció en uno de los palcos; o Mary Poppins, que hizo participar al público con la archiconocida canción de su película.

"Toñín" comentó singularidades del teatro, como que en el momento de colocar su primera piedra, el 5 de agosto de 1900, estaba presente Leopoldo Alas, "Clarín", y la marquesa de Pinar del Río. También concretó que para financiar estas obras se vendieron papeletas por valor de 500 pesetas entre los vecinos y en 10 días consiguieron recaudar el dinero.

Las visitas teatralizadas al Palacio Valdés causan furor entre el público y por eso las entradas "vuelan". La ovetense Marina Fernández Estébanez aseguró que era la primera vez que entraba en el teatro avilesino y que se apresuró a comprar su boleto el primer día que se pusieron a la venta las entradas. "Me gustan mucho los actos culturales. Voy a La Laboral, al Filarmónica, al Campoamor... y éste no me lo podía perder", comentó entusiasmada al inicio de la visita. Otros acudieron en familia, como María Gállego y Emilio Arnanz, quienes llevaron al Palacio Valdés a sus hijos Hugo y Emma "para que conozcan el edificio porque el Palacio Valdés es un teatro talismán. Por aquí han pasado grandes actores", remarcó Gállego.

El salón de butacas fue el escenario central de la visita, desde donde el público subió al escenario para ser partícipe de este evento cultural inmersivo en el que ahondar en la historia del Palacio Valdés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído