04 de enero de 2019
04.01.2019

Los padres de la escuela infantil cargan contra el Alcalde por el retraso de la obra

"Nos dijo que iba a estar lista antes de que acabase el año y nos engañó porque no creemos que acabe antes de marzo", afirman los afectados

04.01.2019 | 01:28

Las familias afectadas por falta de plazas en la escuela infantil de Luanco acusan al alcalde, Jorges Suárez, de incumplir la promesa de tener acabada la obra de ampliación a finales de 2018. "Nos dijo que las obras iban a estar listas antes de que acabase el año y nos engañó por completo. No creo que acaben antes de marzo. Este año ya nos olvidamos de la escuela", criticó Isabel Fidalgo Fernández, madre de un alumno. Esta mujer sufrió las listas de espera dos cursos consecutivos y albergaba esperanzas en que esta vez podría escolarizar a su hija. "Iba a meterla en una guardería que hay en Gijón al lado de donde trabajo, pero como el Alcalde dijo que la escuela iba a estar lista en enero, esperé y me quedé sin plaza en los dos sitios. Nos engañó por completo. Ahora tengo que seguir tirando de los abuelos todo el año", lamentó.

El hecho de que el coste de la obra subirá un 35% -pasa de 200.000 euros a 270.000- tampoco les sirve de excusa a las familias para justificar la demora. "¿De dónde viene ahora ese sobrecoste? La persona que hizo el proyecto calculó mal. Eso ni nos va ni nos viene", comentó Patricia Iglesias. La mujer también es crítica con la actitud del Regidor. "Parece que está como enfadado con nosotros porque protestamos. Esto es un derecho y una necesidad a día de hoy", añadió. Además, discrepó de la opinión de Suárez respecto al efecto llamada de la bajada de las tasas de la escuela de 0 a 3. "Ese no es el motivo de que haya muchos niños. Las listas de espera siempre las hubo y nadie en abril sabía que los precios iban a ser menores. Ellos tienen que saber la natalidad que hay en el concejo por los datos del censo o del registro", argumentó.

Roxana García es otra de las madres afectadas que tuvo que llegar a llevar a su hijo a su puesto de trabajo en una tienda de Luanco ante la falta de una persona para cuidarlo durante su jornada laboral. García concretó que la escasez de plazas en la escuelina no es nada nuevo. "El boom de nacimientos en Luanco ya viene de por lo menos hace cuatro años", concretó. La futura ampliación tampoco la convence. "Con las dos aulas que van a hacer dudo que entren todos los niños que se quedaron fuera", dijo. García relató el caso de otra madre afectada que tuvo que contratar a dos cuidadoras para que se hiciesen cargo de su hijo al carecer Luanco de guardería privada.

Las familias afectadas se sienten engañadas, pero albergan un mínimo de esperanza en que las obras se ejecuten con premura. Por ahora, el Regidor avanzó que esta semana iban a sacarla a licitación. Luego, desde el Consistorio tendrán que valorar las ofertas de las diferentes empresas que se presenten y seguir con los trámites establecidos para poder iniciar las obras. Suárez no habló de plazos en esta ocasión, pero las familias temen que la ampliación no vaya a hacerse realidad hasta el curso que viene, que empieza el próximo mes de septiembre. Mientras tanto, tendrán que seguir delegando el cuidado de sus hijos en parientes o personas que contraten a tal efecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído