05 de enero de 2019
05.01.2019

La Policía investiga el timo de la campaña comercial navideña

"Les pagué 33 euros y me extrañó que no me pidieran el logo para incluirlo en la promoción", afirma una afectada

05.01.2019 | 01:48
Sonia Calvete, ayer, con uno de los carteles de la supuesta campaña de promoción navideña.

La Policía Nacional ya ha comenzado a investigar el origen del timo que afectó a varios comercios de la comarca a cuenta de una campaña comercial navideña. Todo ello porque la Unión de Comerciantes de Avilés y comarca, la Ucayc, alertó de los hechos al servicio de juegos del Principado, dependiente de la Consejería de Presidencia. "Los infractores pueden someterse a una sanción administrativa que puede llegar a los 600.000 euros y una penal", señalaron desde la entidad que engloba a buena parte de los comerciantes.

En los locales consultados por este periódico, los supuestos timadores utilizaron el mismo modus operandi. Llamaron por teléfono a los comercios a primeros de diciembre, les ofertaban participar en una campaña comercial en la que cada local aportaría un regalo. Además, para "gastos de imprenta" deberían de abonar 33 euros. "Vino un chaval joven a cobrar y me entregó un cartel de la supuesta campaña y poco más supimos", afirma la peluquera Sonia Calvete, que había ofrecido un peinado para esa "gran cesta de regalos" con la que inicialmente le habían convencido para participar.

Tras pasar los días y comprobar que no había más señales de los organizadores de la campaña, Calvete comenzó a sospechar. A una compañera de profesión. Almudena Arias, le ocurrió casi lo mismo. Arias fue a más e investigó hasta dar con el paradero de la empresa organizadora y averiguó que cuenta con sede en Alicante y también en el barrio de Sabugo, en Avilés. "La portera de ese edificio me dijo que llevaban semanas sin ver a los representantes de esa empresa", señaló Arias, que anunció además que denunciaría el caso ante la Policía Nacional, lo mismo que Sonia Calvete. Todo para que no vuelvan a ocurrir situaciones como la descrita. Al final no había papeletas para participar en el supuesto sorteo, sus promotores tampoco daban señales de vida y todo eso pese a que en el cartel entregado a los afectados figuraba un número de teléfono "que no atendía llamadas".

"A mí me extrañó que no me pidieran ni la tarjeta ni el logo de la peluquería para incluirla en la promoción, al final piqué y les pagué 33 euros", concluyó Calvete.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído