07 de enero de 2019
07.01.2019

El sexto descenso de la contribución en El Reblinco levanta recelos vecinales

Algunos residentes temen que tras la bajada se esconda una inminente expropiación | El Ayuntamiento lo niega: "Entra en la normalidad"

07.01.2019 | 00:50
Viviendas en el barrio de El Reblinco.

Aunque contentos porque a nadie le gustar pagar recibos, algunos vecinos de El Reblinco llevan tiempo con la mosca detrás de la oreja: cada año desde el 2012 su recibo de la contribución es de menor importe. En una casa de la calle Ramón Garay, por ejemplo, los residentes han pagado de acuerdo al último recibo 49,50 euros, 13,18 menos que en el año 2012. Temen una "jugarreta" para expropiar "a precio de saldo" el barrio. Desde el Ayuntamiento niegan la mayor. "Es todo normal. La revalorización de esta vivienda en concreto fue muy escasa, porcentualmente menor que lo que disminuye el coeficiente de actualización, por lo que su recibo disminuye", explica la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz.

Va más allá. Destaca que en el año 2013 el Ministerio de Hacienda procedió a revisar los valores catastrales de Avilés aplicando una subida a lo largo de estos últimos años, lo que supuso de media duplicar el valor de los bienes inmuebles urbanos existentes en la ciudad. "Hay que señalar que la normativa prevé que este aumento pueda ser aplicado durante diez años y no llevado de golpe a la base liquidable, por lo que cada año se observa un crecimiento de la base liquidable que se ajusta con un coeficiente reductor", subraya.

Cada año, continúa en la misma línea, el gobierno local ha ido aprobando bajadas del tipo impositivo. "Conseguimos así evitar que esta subida se diera en las zonas urbanas con valores catastrales más bajos y se amortiguara en aquellas otras con valores superiores para que el impacto de la actualización catastral no se diera de golpe. Por eso, como cada año explicamos, la modificación del tipo impositivo conlleva a que el recibo medio suba en algunas zonas menos de lo que debería subir si no se modificara y baje en otras", recalca. Así explica Raquel Ruiz que en El Reblinco el recibo de la contribución sea ahora más barato que hace unos años, para sorpresa de los vecinos que quedan.

De la "desaparición" de El Reblinco se lleva hablando desde el año 2010. Entonces el barrio parecía tener los días contados. El Ayuntamiento, a través de la Fundación San Martín, inició en mayo de aquel año el realojo en diferentes puntos de la ciudad de algunos vecinos afectados por el derribo de sus viviendas, de propiedad municipal. El número 8 de la calle Ramón de Garay fue el primer edificio en demolerse, en diciembre de 2015. La actuación estaba incluida en el Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) El Reblinco-Villalegre, cuyo convenio fue firmado el 28 de abril también de 2015 por el Ministerio de Fomento, el Gobierno del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Avilés. En los últimos años han ido despejándose otras parcelas en este barrio próximo al centro de Avilés pero visiblemente abandonado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook