La gerencia del Hospital Universitario San Agustín que lidera Enrique González está ultimando los detalles del "apagón" que se realizará el próximo domingo, día 3, con el fin de reparar el sistema eléctrico del complejo. Las tareas se prevé que comiencen a las nueve y media de la mañana y se prolonguen durante aproximadamente cuatro horas. En este tiempo se limitará el suministro eléctrico en varias zonas del hospital: en las unidades de hospitalización, por ejemplo, solamente existirá suministro para la actividad del personal de enfermería y para el sistema de llamada (timbre) de pacientes desde las habitaciones. "La actividad en las unidades se mantendrá de manera habitual, contando con la luz solar", explica González mediante un comunicado de prensa. Añade: "Se servirá un almuerzo frío para los pacientes con diete normal. Los pacientes con alimentación que requiera preparado específico podrán mantener su dieta, que se elaborará en la cocina de la cafetería al público, que sí tendrá suministro eléctrico".

Las áreas que mantendrán su funcionamiento operativo normal serán las siguientes: Urgencias, quirófanos, laboratorios, farmacia y UCI. "Los partos, en su caso, se atenderán en el bloque quirúrgico, donde se habilitarán dos paritorios y el resto de áreas relacionadas con todo el equipamiento habitual para la atención de la madre y del recién nacido". También se mantendrá, según González, la climatización en todo el edificio y estará operativo "un número suficiente de ascensores adecuadamente señalizados". Con estas medidas, la dirección del Hospital Universitario San Agustín espera que el "apagón" afecte lo menor posible a los enfermos y a sus acompañantes así como al personal.