Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un acuerdo crucial para dar estabilidad al sector del acero

Daorje opta a renovar el "supercontrato" auxiliar de Arcelor, base de 1.500 empleos

La empresa del grupo Zima lleva desde 2010 haciendo el mantenimiento de las plantas siderúrgicas asturianas, cuyo coste se estima en 90 millones

Daorje opta a renovar el "supercontrato" auxiliar de Arcelor, base de 1.500 empleos

Daorje opta a renovar el "supercontrato" auxiliar de Arcelor, base de 1.500 empleos | RICARDO SOLÍS

La empresa auxiliar Daorje ya negocia la renovación del "supercontrato" de mantenimiento de Arcelor que viene explotando desde el 1 de enero de 2010, cuando la gran siderúrgica decidió concentrar en una sola compañía todos los servicios subcontratados. Aquel acuerdo comercial tuvo entonces una cuantía de, al menos, 65 millones de euros anuales. En fuentes sindicales se calcula que ahora haya incrementado su valor en torno a un 38 por ciento más (hasta unos 90 millones). Este "supercontrato" es el puntal de un sector fundamental para la economía asturiana. De hecho, Daorje da empleo a 1.500 personas, casi la mitad de los trabajadores de la industria auxiliar en el Principado.

Desde que Daorje se hizo con el "supercontrato" -hace nueve años- y hasta el momento presente las peripecias societarias de la empresa auxiliar asturiana han sido enormes. De entonces a acá ha sido propiedad del grupo cotizado británico 3i, del suizo Springwater Capital (2014) y, desde 2017, del grupo Zima, que gobierna la familia Zorita.

El primer "supercontrato" de mantenimiento tuvo vigencia hasta 2015. Entonces lo negociaron con Arcelor Ramón Gil y Jesús Villazón, que estaban al cargo de la compañía auxiliar. La primera renovación del acuerdo empresarial coincidió con el primer cambio de propiedad de esta época. (Daorje es una empresa que nació a mediados de los años setenta bajo el amparo del industrial avilesino de origen arijano Daniel Alonso).

Esta renovación se alargó hasta el pasado diciembre. Los representantes de la compañía auxiliar y los de la gran siderúrgica se han dado de plazo hasta finales de marzo para renegociar las condiciones del nuevo "supercontrato". En medios empresariales, se da por sentado que Arcelor pretende tirar para abajo de la cifra final del acuerdo porque, desde 2010, los costes laborales se han incrementado de forma notable.

El principal tesoro de la compañía Daorje es el contrato del mantenimiento metalmecánico en la mayor parte de las instalaciones de Arcelor (en Avilés y en Gijón; de hecho, son dos los comités de empresa que representan a los trabajadores). Lo otro que tiene son deudas, buena parte de ellas generadas tras los distintos cambios de propiedad.

Para explotar el "supercontrato", la empresa da empleo a unas mil quinientas personas, según señalan en fuentes sindicales. El posible cambio de gestión del gran acuerdo comercial ha puesto en alerta a la plantilla. El personal de Daorje destinado a los distintos talleres de Arcelor está acogido en su mayor parte a los Acuerdos de Oviedo (la lista de trabajadores que el sector se compromete a recolocar si hay cambios en la empresa que atienda cualesquiera contratos relacionados con la gran siderúrgica). "Pero hay muchos que no lo están, porque la lista ha ido corriendo a costa de las jubilaciones", señalaron en medios sindicales.

Las cosas están cambiando en un sector que vivió sus peores años cuando la reconversión de los noventa, que aguantó como pudo y que supo salir a flote. Y todo esto tras movilizaciones sin precedentes por parte de los trabajadores. Entonces nació la Mesa de los Acuerdos, la que coordina el desarrollo de un sector que ha sido clave para el desarrollo económico de Asturias en general y de la comarca en particular. En esta mesa se sientan los sindicatos mayoritarias, las empresas auxiliares, Arcelor y el Principado de Asturias, que tiene como función velar por el desarrollo del sector.

A la negociación en los despachos se suma la que se está preparando: el nuevo convenio sectorial. Y es que el vigente caducó el pasado día 31 de diciembre. La negociación del nuevo acuerdo regulador aún no ha comenzado. Los delegados sindicales están aportando sus enmiendas a la plataforma general que defenderán de manera conjunta los sindicatos en cuanto se forme la mesa negociadora bilateral (trabajadores y empresas). Las plantillas de Daorje y de Imasa juntas forman el corpus del sector (más de dos terceras partes de los empleados afectados por este convenio tienen nómina de una u otra.

Compartir el artículo

stats