26 de febrero de 2019
26.02.2019

La muerte de Saborit García, empresario y promotor de la náutica deportiva, tiñe de luto la ría avilesina

El difunto regentó un taller de reparación naval y fundó el club marítimo San Balandrán, embrión del apogeo náutico de Avilés

26.02.2019 | 13:58
Saborit García.

Avilés ha perdido a uno de los hombres que puso las bases del desarrollo de la náutica deportiva en la ciudad, una actividad que en los últimos años contribuyó a hacer creíble el cambio de usos diseñado para la ría. Ha muerto Aurelio García González. Tenía 88 años y todo el mundo lo conocía como Saborit, un sobrenombre que le venía de familia y que en Avilés remonta a la Segunda República, una época en la que el padre del difunto, Luis García Fernández, ejerció como alcalde circunstancial del PSOE y seguidamente como concejal.

Aurelio García González, «Saborit», fundó el club náutico San Balandrán en 2000, después de que las obras de canalización de la ría echaran a los pocos propietarios de embarcaciones que atracaban en la playa de San Balandrán. La necesidad y el empeño en continuar con las actividades llevó a Aurelio González a seguir trabajando por un aspecto desconocido hasta entonces en Avilés: pantalanes de atraque de embarcaciones deportivas. La enfermedad y la necesidad de ceder el testigo llevó a Saborit a renunciar a la presidencia del club.

En otra faceta de su vida, la de empresario, Saborit regentó un taller de reparaciones navales con sede en la ría. Cientos de armadores, deportivos y pesqueros, confiaron el mantenimiento y el buen funcionamiento de sus naves a este hombre campechano que tenía, ente otras aficiones, la de hacer tertulia con otras gentes de la mar en la sidrería Casa Lin.

El cadáver será recibido mañana a las 5 de la tarde, en la iglesia parroquial de Santo Tomás de Cantorbery, donde se celebrará el funeral de cuerpo presente, y acto seguido recibirá cristiana sepultura en el panteón familiar del cementerio de San Cristóbal de Entreviñas. Entre tanto, la capilla ardiente se halla instalada en el tanatorio del Montán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook