Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos defienden las viviendas colaborativas para jóvenes y mayores

El abogado Manuel Rubio incide en la importancia de convertir el envejecimiento, "que ahora es un problema, en oportunidad"

Por la izquierda, Sanmartín, Rubio y De Vicente, ayer, durante la charla.

Por la izquierda, Sanmartín, Rubio y De Vicente, ayer, durante la charla. M. F.

Las viviendas colaborativas, si bien fueron ideadas por jóvenes holandeses allá por 1940, en España están a día de hoy orientadas a la población senior, en un estado intermedio entre las viviendas convencionales y las residencias de ancianos. Cada vez más mayores que forman la llamada "economía plateada" ven en esta fórmula una manera de envejecer en compañía y con servicios lúdicos y sanitarios al alcance de la mano. En Asturias hay un proyecto en Llanera, donde se prevé construir 36 viviendas y espacios comunes. En Avilés también existe algún proyecto, que se situaría en el barrio de La Magdalena de salir adelante. Ayer, un grupo de expertos reunidos en la ciudad invitados por La Serrana, que organizó el ciclo "Discapacidad y vejez", valoró este tipo de iniciativas y fue más allá: "Las viviendas colaborativas deben ser intergeneracionales, es necesario buscar soluciones integradoras e inclusivas".

El urbanista Luis de Vicente comparó las viviendas colaborativas con un apartamento vacacional. "Los usuarios tienen su espacio propio e independiente, su casa, pero pueden aprovecharse de otros servicios comunitarios como piscina, gimnasio, comedor...", señaló. De Vicente destacó que una vivienda de este tipo de dos habitaciones debería tener unos 65 metros cuadrados, y amplios espacios para que una silla de ruedas, por ejemplo, pudiera girar sin dificultad. Estas construcciones están ideadas sin pasillos, para ganar espacio, y con puertas correderas entre otros elementos que facilitan el día a día a los residentes.

El abogado Manuel Rubio destacó la importancia de convertir el envejecimiento "que ahora es un problema, en una oportunidad". "Hay que buscar soluciones integradoras e inclusivas. En España hay residencias, viviendas tuteladas, centros de día, teleasistencia... Pero no se conoce tanto la vivienda colaborativa y siguen dándose soluciones parciales, puntuales y aisladas que pivotan sobre la familia", dijo el letrado, que puso como ejemplo de vivienda colaborativa una promoción existente en Valladolid. Rubio apostó en Avilés porque Asturias "sea un laboratorio de un modelo de urbanismo y vivienda sostenible e inclusiva como una de las regiones más envejecidas de Europa".

"Forrado" a la jubilación

El economista Jesús Sanmartín habló por su parte de ventajas tributarias "para encauzar de forma digna la vejez". El reto: "O llegas forrado a la jubilación o debe funcionar el estado de bienestar porque estos proyectos los hay que financiar y las casas las hay que comprar". Cerró el acto la alcaldesa de la ciudad, Mariví Monteserín, que calificó como grandes objetivos "consolidar Avilés como modelo de ciudad accesible en todos los ámbitos de la vida: en el urbanístico, en el social y en el laboral".

Compartir el artículo

stats