Los sindicatos municipales entran también en campaña electoral y convocan concentraciones desde la primera semana de abril hasta cinco días antes de la celebración de los comicios municipales -28 de mayo-. Lo que reclaman los representantes de los trabajadores es que el gobierno de Mariví Monteserín cumplan con los compromisos adquiridos tras las movilizaciones de 2017 y tenga una "negociación real". Entre esas peticiones pendientes, están la aprobación de unas bases generales para todos los procesos selectivos y de provisión de puestos de trabajo -inclusión del sistema de concurso-oposición-, la modificación del reglamento de bolsas de contratación temporal o un plan de ordenación de Recursos Humanos para los próximos cinco años, así como el número de plazas que puedan afectar en ese periodo.

Así, las secciones sindicales de Avanza, Sipla, CC OO, UGT y Sfala-Usipa realizarán paros de una hora cada jueves a las 12.00 horas -4,11 y 25 de abril y 2,9,16 y 23 de mayo-. También acordaron colocar mesas de reparto de cuartillas informativas en la plaza de España todos los lunes, a partir del 8 de abril y hasta el 20 de mayo, desde las 11.00 a las 13.00 horas. Finalmente, el 23 de mayo habrá una gran concentración que contará con una batukada, o una actuación musical similar. Será de 12.00 a 13.00 horas en la plaza de España.

Los representantes de los trabajadores acudirán a todos los actos con una pancarta con el lema "La Alcaldesa no cumple ni negocia. Por el cumplimiento de los acuerdos. Negociación real ya".

Otros de los puntos que los sindicatos municipales ponen encima de la mesa son que el área de Recursos Humanos determine el número de plazas susceptibles de un proceso extraordinario de consolidación de empleo y que pacte las bases específicas para ese proceso y que se comprometa a una revisión de la valoración de puestos de trabajo, tanto en sus aspectos funcionales como retributivos. "Revisión y valoración de todos los subconceptos que conforman el complemento específico de los puestos de trabajo del Ayuntamiento y de la Fundación Municipal de Cultura, así como la turnicidad de la Policía Local", aseguraron los representantes de los trabajadores del Ayuntamiento de Avilés.

La decisión de convocar movilizaciones fue aprobada en una asamblea general celebrada el pasado 19 de marzo. El inicio de los actos la marcó la presencia de los sindicalistas en el último Pleno vestidos con un chubasquero transparente.