Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dípticos con agua que fluye

María Sueiras inaugura una exposición con obras basadas en la composición del espacio pictórico oriental

María Sueiras, ayer, junto a uno de los dípticos que forman parte de la exposición que inauguró en el palacio de Valdecarzana.

María Sueiras, ayer, junto a uno de los dípticos que forman parte de la exposición que inauguró en el palacio de Valdecarzana. MARIA FUENTES

El palacio de Valdecarzana inauguró ayer una exposición de María Sueiras integrada por cuatro dípticos que recrean la percepción del espacio mediante la representación de reflejos del agua. En ellos, dice la artista, "el agua fluye, el movimiento es en horizontal, no en profundidad".

Con abundante espacio entre cuadro y cuadro "para que llegue mejor el mensaje de cada uno al público", comenta, las obras, añade, "parten de la idea del foco móvil o la narración continua, que es el sistema de representación del espacio en la pintura oriental". Mar Sueiras aclara que "ésta no tiene que ver con la perspectiva, que requiere pararse delante de un cuadro". "En este caso se trata de que el espacio fluya porque el espacio se lee", explica la artista, nacida en Muros del Nalón, graduada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca y máster en Estudios de Asia Oriental.

Coincidiendo con la apertura de la muestra que puede visitarse hasta el martes, 16 de abril, Mar Sueiras impartió una conferencia basada en la tesis doctoral que realiza en la universidad salmantina y lleva por título "La mirada de Oriente en Occidente, de la construcción a la composición del espacio pictórico". En este trabajo, apuntó, recoge cómo la figura de Monet "fue clave para articular el nuevo cambio de paradigma en la composición del espacio contemporáneo, abstrajo el espacio haciendo desaparecer la línea del horizonte, pintando sólo los reflejos del agua, con lo cual jugaba con la realidad y la ficción, el espacio y el tiempo", relató.

El estilo que caracteriza la pintura oriental y que Sueiras lleva años investigando ha pasado a protagonizar su obra creativa. "Decidí experimentar en la pintura con lo que estaba experimentando en los estudios", dice. Por ello, adoptó los dípticos del barroco que vinculó con los biombos japoneses y chinos, donde el espacio se recorre en horizontal. A partir de ahí llegó a Monet.

Compartir el artículo

stats