Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DAVID SALCINES | Portavoz de Somos, dejará la política tras las elecciones municipales

"El PSOE no va a contar con nosotros, y eso la gente lo debe tener claro al ir a votar"

"Hemos estado algo flojos en presencia en la calle, sobre todo, en los barrios" | "El gobierno local se mueve en la intrascendencia política"

David Salcines, bajo los soportales de la plaza de España.

David Salcines, bajo los soportales de la plaza de España. JULIÁN RUS

David Salcines es portavoz municipal de Somos (marca de Podemos). Llegó al Ayuntamiento en 2015, fue secretario general de su partido y no repetirá en las próximas elecciones. Se quiere centrar en su vida laboral: es profesor.

- ¿Con qué sensación se va del Ayuntamiento?

-Me voy con la sensación de que ser concejal merece la pena porque tu relación con la ciudad cambia. Yo siento Avilés de forma diferente a antes de ser concejal. Te permite radiografiar la ciudad y la implicación con la gente es otra.

- Uno de sus objetivos cuando llegaron al Ayuntamiento fue levantar las alfombras, ¿había algo debajo?

-Creo que si hay algo que ha marcado la acción de Somos ha sido luchar por la transparencia. Ahí está la batalla contra los reconocimientos de crédito, donde se nos llegó a amenazar con ir contra nuestras cuentas públicas si votábamos en contra y se nos acusó de querer quebrar empresas. En el último pleno aprobamos el reglamento orgánico (ROM) y, a pesar de la oposición de PSOE y PP, habrá una comisión para el control de la contratación pública. En el Ayuntamiento hemos avanzando en materia de transparencia, aunque aún queda mucho por hacer.

- ¿Pero han encontrado basura debajo de las alfombras?

-¿Si hemos visto casos de corrupción? No, porque estarían en los Juzgados. Pero sí hemos logrado elementos importantes en la comisión del agua y dar nuevas líneas de investigación en el caso judicial que está abierto.

- ¿Está satisfecho con el trabajo de su grupo municipal?

-Estoy más que satisfecho porque, en principio, no partíamos con una posición de ventaja. Éramos un grupo de gente en el que algunos ni nos conocíamos más allá del partido y el trabajo ha sido bueno y con buen ambiente. Y lo sorprendente es que unos políticos que llegaron sin experiencia sean los protagonista en el mandato. Alguien de dentro del Ayuntamiento me reconoció que era una pena que algunos lo dejásemos porque nos tomábamos las cosas en serio. Cuando la gente de dentro te dice eso, es que hemos sido protagonistas, y lo reconoce también el conjunto de la Corporación, incluido el PSOE. Si al PSOE le pregunta qué grupo le ha apretado más, ése es Somos.

- ¿Cuáles son las principales trabas que han tenido?

-El PSOE. Es la principal traba. No es comprensible que hayamos hecho propuestas y que, porque el PSOE haya interpretado que somos su enemigo político, las haya rechazado. Ha priorizado el interés político al de los ciudadanos. El PSOE ha sido el principal escollo para hacer políticas beneficiosas para Avilés.

- ¿Qué nota le pone al PSOE?

-Soy profesor y uno de los elementos a evaluar es si has cumplido con las tareas. El balance del gobierno es la intrascendencia política. Es un suspenso, no sé si un cuatro o un uno, pero suspenso.

- ¿Y a sus compañeros de la oposición?

-El PP lleva cuatro años desaparecido. Su única propuesta en este tiempo ha sido el parque del Muelle, que le ha servido para apoyar el plan del casco histórico y unos presupuestos. Han sido irrelevantes. Por su parte, la visión política de Ciudadanos es la de ser un partido útil y lo que ha sido es la muleta de madera del PSOE.

- Uno de sus caballos de batalla ha sido el urbanismo. Llegó a decir que en Avilés se hace "a la carta". ¿Lo mantiene?

-Sí. Ahí está la operación del casco histórico, que es un urbanismo a la carta porque se beneficia a los propietarios en detrimento del interés general. Algunos vecinos tienen que cumplir todas las normativas, pero cuando hablamos de negocios importantes, las medidas son más laxas. Hay un doble rasero. Lo fundamental es que no se ha planteado un urbanismo diferente, no estamos siendo imaginativos. Por ejemplo, un urbanismo basado en el feminismo o que plantee un eje de atención en elementos medioambientales. El del PSOE es un urbanismo de continuidad, no innovador, no prioriza en cuestiones que la UE nos exige. Es un urbanismo que no tomado nota de los errores del pasado. Y la prueba es que tenemos convenios fracasados y no se hace una lectura crítica de eso.

- Podemos se presenta a las municipales en confluencia con IU como Cambia Avilés. En las elecciones nacionales como Unidas Podemos, y en la regionales, como Podemos, ¿no se complica el discurso hacia al votante?

-Es evidente que supone una dificultad tanto cambio de nombre, tantas papeletas. Es uno de los principales retos de la candidatura Cambia Avilés, dar a conocer su marca porque a día de hoy existe mucha confusión. Es una dificultad y, quien diga que no, o no se entera o no evalúa bien la situación. Es una buena noticia ir en confluencia con IU, porque para poder gobernar necesitamos un voto más que el PSOE y porque es fruto de un trabajo en común de estos años.

- ¿Por qué no hubo una confluencia también con Ganemos?

-Ganemos nunca quiso la confluencia. Existe cierta desconfianza política y personal y una concepción política en la que en algunas cosas nos parecemos y en otras, no.

- ¿Y qué prevé que pase tras las elecciones? ¿Sería posible un pacto con el PSOE?

-No es necesario un acuerdo con el PSOE. La política local no funciona como la estatal. Aquí se puede gobernar en minoría porque las atribuciones del Pleno son muy limitadas. Si ganase el PSOE, estoy convencido de que gobernará solo y se apoyará en Ciudadanos. El PSOE no va a contar con nosotros. Y eso la gente lo tiene que tener claro al ir a votar.

- ¿Por qué no pasa en Avilés lo que sí se da en otros lugares, como en Oviedo?

-Porque el PSOE de Avilés es un partido muy diferente al estatal. Está más cómodo con la derecha que con los partidos progresistas. Hay dos partidos socialistas y aquí nos ha tocado el gris.

- Algo de autocrítica. Han centrado su política en cuestiones internas del Ayuntamiento frente a la calle, a pesar de que cuentan con dos concejales liberados...

-No es cierto que no hayamos planteados propuestas hacia fuera. Hicimos, con IU, un planteamiento diferente para un proyecto estratégico como es la ronda norte. También para beneficiar a los vecinos se propuso un IBI diferenciado. Estuvo en la mano del PSOE aplicarlo y no lo hizo, porque se siente más cómodo con las políticas neoliberales. Quizás sí que estuvimos algo más flojos en aspectos como tener más presencia en la calle, sobre todo, en los barrios. Quizás pagamos ser nuevos y queríamos conocer todo sobre cómo se opera dentro del Ayuntamiento y eso nos ha restado fuerzas para tener un pie en la calle y otro en la institución. Eso lo tendremos que corregir de cara al futuro.

Compartir el artículo

stats