16 de mayo de 2019
16.05.2019

"Faltan médicos, es nuestro momento", aplauden los MIR en su adiós del Hospital

El gerente llama "rara avis" a los residentes ante la escasez de sanitarios: "Esto os dará oportunidades laborales que otros no tuvieron"

16.05.2019 | 03:05

Fue hace cuarenta años cuando el doctor Vicente Rojo, hijo de un conocido general republicano, promovió el sistema de formación para médicos internos residentes, más conocido como MIR, un método que aunque se puede perfeccionar es "extraordinario" y "uno de los mejores del mundo". Ayer, el Hospital Universitario San Agustín despidió a 19 profesionales de diferentes ramas que, una vez finalizada la residencia, pasarán a la bolsa de empleo. "Este sistema es nuevo, así que no sabemos muy bien cómo funcionará, pero éste parece un buen momento para nosotros", reconoció ayer la avilesina Raquel Villoslada, médica de familia que puso punto final a cuatro años de formación en el área sanitaria.

Juan Diego Álvarez Mavárez, especialista en Neumología, coincidió con su colega. "Parece que ahora tenemos más oportunidades laborales así que el futuro inminente es ir a la bolsa de trabajo y seguir formándonos", dijo este joven que ayer presentó ante sus compañeros el estudio de fin de residencia: "Rentabilidad diagnóstica del angiotac ante la sospecha de tromboembolismo pulmonar". Este trabajo, obligatorio para todos los residentes, es fruto, según Álvarez, "del trabajo extracurricular": "La carga de trabajo existente no permite apenas dedicar tiempo a la investigación".

Mayte Palacio Roda y Natalia del Campo Robes, ambas enfermeras residentes con la especialidad de Salud Mental, coincidieron con sus compañeros: "Estamos casi seguras de que no iremos al paro, y nuestra duda a día de hoy es si podremos trabajar como enfermeras en salud mental o generalistas". Ambas analizaron ayer el abordaje en enfermería de la sexualidad en pacientes de Salud Mental de Asturias. Las también enfermeras residentes Susana Muñiz Viña y Begoña López Pis hicieron alusión igualmente a un futuro laboral esperanzador: "En estos momentos hace falta personal, y personal especializado".

Todos y cada uno de los MIR que ayer se despidieron del Hospital y los centros de salud que componen el área sanitaria tuvieron palabras amables para sus tutores y la dirección. Aseguraron antes del inicio del acto haberse formado como médicos en un "ambiente familiar que favorece el aprendizaje". El jefe de estudios del Hospital Universitario San Agustín, Jesús Allende, agradeció a cada uno de los residentes su implicación y dedicación. "Las ganas de aprender es uno de los mejores estímulos", dijo ante los MIR, a los recetó entusiasmo y capacidad de admiración para enfrentarse a los nuevos retos laborales y clínicos. Para los diecinueve residentes también tuvo unas palabras el gerente del área sanitaria avilesina, Enrique González, que corroboró el "pensamiento MIR" en lo que a trabajo se refiere: "Sois rara avis porque ya somos más los mayores que los que estáis a punto de despegar, y esto os permitirá tener más oportunidades laborales".

A los residentes, que consideró "élite de la sociedad" por su formación y capacidad de aprendizaje, González aconsejó: "Si bien sois esa élite también estáis en deuda con la sociedad, que espera buenos profesionales y buena gente. La honestidad, el rigor, el compromiso y una palabra amable deben acompañaros".

Tras la entrega de diplomas a los residentes del Hospital Universitario San Agustín los MIR dejaron de ser MIR: ahora les espera el mundo real de quirófanos, guardias, urgencias y consultas sin tutorizar. "De aquí salen con una gran formación", valoró Allende, que próximamente estará dando la bienvenida a otros 23 MIR que han elegido Avilés para aprender a ser médicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído