18 de mayo de 2019
18.05.2019

Afronta casi diez años de cárcel por robos y conducción temeraria

El acusado protagonizó una espectacular huida de la Guardia Civil tras perpetrar varios asaltos a negocios y garajes en pocas horas

18.05.2019 | 02:24

Nueve años y seis meses de prisión. Es lo que pide la Fiscalía para un acusado de varios asaltos en Avilés, que tras ser sorprendido por la Guardia Civil emprendió la huida en un coche robado de forma temeraria y sin tener carné de conducir. La vista oral está señalada este lunes, 20 de mayo, en el Juzgado de lo Penal número 2 de la ciudad.

El Ministerio Fiscal sostiene en su escrito de calificación que el acusado, sobre las 06.24 horas del día 15 de septiembre de 2018, se digirió al bar La Esquinilla, en la calle La Paz. Ya dentro, tras romper con una tapa de alcantarilla una ventana lateral del local, causando desperfectos, cogió 1.050 euros en efectivo, tres botellas de licor, una máquina registradora y un reloj, cuyo valor no ha sido determinado. Posteriormente, se dirigió al establecimiento Artesanos del Pan, en la calle Sabino Alvarez Gendín y, tras coger dos cuchillos que se hallaban sobre el mostrador, los esgrimió frente a una empleada del negocio, al tiempo que intentaba acceder al interior de la caja registradora. El acusado abandonó finalmente la panadería sin apropiarse de nada.

En momento no determinado, pero en todo caso antes de la 18.30 horas del día 18 de septiembre de 2018, el acusado, en compañía de otro hombre fallecido ya, se dirigió a un garaje de la calle El Españolito y accedió de modo no determinado a un vehículo Opel Corsa, del que manipuló el sistema de arranque, sin llegar a ponerlo en marcha. Acto seguido, fue a otro garaje de la misma calle y, tras actuar sobre su sistema de arranque, accedió a un turismo Ford Fiesta. Posteriormente, sobre las 18.30 horas del mismo día, entró en una farmacia de la plaza de la Guitarra y, en el momento en el que el dependiente se dirigió a él para atenderle, arrancó el cajón de una caja registradora llevándose consigo un total de 320 euros.

El acusado, a bordo del Ford Fiesta robado, circuló bajo los efectos de sustancias tóxicas, siempre según el relato del Ministerio Fiscal, hasta un camino cercano a la avenida de Raíces, en Castrillón. Al verse sorprendido por agentes de la Guardia Civil, alertados por un vecino, el acusado arrancó el turismo e inició la marcha en dirección a la N-632, haciendo caso omiso a las señales de los guardias para que se detuviera.

A continuación, el hombre tomó la N-634, dirección Avilés, adelantando a varios turismos en línea continua y por el carril derecho, hasta que llegó a la salida de Villalegre, continuando por la AS-17, derrapando para entrar por la calle Santa Cecilia y cruzando el barrio de La Luz. En ese lugar, colisionó con un Seat Ibiza. Antes de llegar a la rotonda de Molleda, el acusado intentó que el vehículo de la Guardia Civil que le perseguía abandonase la calzada, llegando a impactar con él en dos ocasiones. Fue detenido en Villalegre. En el momento de la comisión de los hechos, el acusado carecía del permiso de conducción legalmente exigido al no haberlo obtenido nunca, siempre según la calificación del ministerio fiscal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook