25 de mayo de 2019
25.05.2019
GOZÓN

Detenida tras arrojar unas tijeras de podar a su expareja y causarle heridas leves

La mujer fue arrestada tras la agresión, en el barrio de San José, acusada de un delito de lesiones por el lanzamiento violento del objeto

25.05.2019 | 02:57
La zona del barrio San José en el que se produjo la agresión.

Arrojó a un amigo unas tijeras de podar tras una discusión en el barrio de San José, en la zona La Vallina, y acabó detenida. Como consecuencia del impacto de ese objeto y de otros, el hombre sufrió lesiones en la pierna y el brazo izquierdos. Una de las heridas era un simple corte, la otra era más profunda, pero también de carácter leve, según precisaron desde la Policía Local de Gozón. Pese a que las lesiones fueron leves, la agresión con el objeto cortante generó un importante reguero de sangre, cuestión que alarmó a los vecinos del barrio de San José, que pensaron que la acción había llegado a mayores. Este área está ubicada en La Vallina, en el entorno de los centros educativos del barrio, la escuela infantil y el colegio de Infantil y Primaria.

El hombre agredido fue trasladado al Hospital Universitario San Agustín de Avilés para ser examinado y curado. La víctima presentó denuncia por agresión ayer por la mañana en el cuartel de la Guardia Civil, que investiga los hechos.

La mujer, que responde a las iniciales R. Z. A., nació en 1982 y el lesionado es A. J. P., de 1967. Según los vecinos, ambos habían tenido una relación sentimental hace tiempo. Actualmente, no estaban juntos, cuestión que llevó a la Guardia Civil a indicar que no se trataba de un delito de violencia doméstica. Por este motivo, la agresora fue acusada de un delito menos grave de lesiones.

La agresión ocurrió sobre las 19.30 horas del pasado jueves. Un vecino alertó a la Guardia Civil de lo sucedido hacia las 19.40 horas. Cuando la patrulla llegó al barrio de San José, se encontró a la mujer "bastante alterada" y al herido, que minutos después fue trasladado en una ambulancia al centro médico avilesino para conocer el alcance real de los daños tras la agresión, que tuvo lugar a plena luz del día.

El suceso contó también con la presencia de la Policía Local de Gozón, que primero separó a las dos personas por seguridad y después trasladó a la agresora al cuartel de la entrada de Luanco, ya que su vehículo contaba con mampara de protección, según precisaron los agentes gozoniegos. Un grupo de profesionales del centro de salud de Luanco también se desplazaron al lugar de los hechos pocos minutos después de lo sucedido.

"La agresión fue escandolosa por la gran pérdida de sangre", comentaron los agentes desplazados a la zona. La sangre derramada en las inmediaciones del número 8 de la calle San José generó varias críticas vecinales teniendo en cuenta que la zona no fue limpiada tras la agresión. "No limpiaron nada después del accidente, lo dejaron todo hecho una porquería, con restos de sangre y guantes y de todo", comentó indignado un vecino del barrio de La Vallina.

Según la Policía Local de Gozón, la zona fue acondicionada por los servicios de limpieza a primera hora de la mañana de ayer, aún con el susto en el cuerpo para muchos residentes. "Cuando los niños llegaron al colegio ya estaba todo limpio", señalaron los agentes, que colaboraron con la Guardia Civil en la detención de la agresora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído