25 de mayo de 2019
25.05.2019

El retraso en las baterías de Gijón paraliza los traslados

Los empleados avilesinos destinados a Veriña desconocen el nuevo calendario de la mudanza por los imprevistos en la futura factoría

25.05.2019 | 02:58

Hay setenta trabajadores de Baterías de coque de Avilés que desconocen ahora si tendrán que marchar a Gijón entre los meses de julio y agosto, como estaba previsto. Y es que el encendido de la coquería gijonesa se retrasa: de comienzos de octubre a mediados de noviembre. Mes y medio más tarde.

Los avilesinos que tienen que marchar a Veriña deben preparar el encendido de la destilería de carbón. Se trata de personal del departamento de calentamiento, de subproductos y de mantenimiento. La tarea que tienen previsto realizar es probar todo para conseguir sacar coque de Gijón y lograr, después, el apagado, despedida y cierre de las de Avilés.

El retraso del encendido de Gijón se vive con inquietud en Avilés porque, a fecha de ayer, los setenta no conocen si el calendario original se mantiene. También desconocen si habrá nuevas modificaciones en el plan pactado.

La multinacional siderúrgica Arcelor trabaja, en principio, sobre la hipótesis de combinar la labor de encendido de la coquería de Veriña con la de apagado de la planta actual. Las instalaciones de Veriña contarán con dos baterías (Avilés tiene ocho). Por eso, la producción que se prevé que salga de Gijón no va a rozar la que se produce en Llaranes. El destilado de carbón es una operación fundamental para la fábrica de acero asturiana dado que los hornos altos sólo pueden convertir el hierro en arrabio echando mano del carbón coque. Esta semana los hornos altos salieron a colación en el último comité europeo.

El plan de traslados se aprobó tras la selección del personal que trabajará en Gijón. Este personal compitió en unas oposiciones internas y de ahí salieron los 220 que destilarán carbón en Veriña. Estas 220 personas están distribuidas por los distintos talleres de Baterías de tal modo que, por ejemplo, sólo una decena se dedicará al calentamiento de los hornos de las baterías. La idea que manejaba la empresa, en un principio, era que esa decena se divida en dos en los primeros meses del traslado: cinco para apagar Avilés y los otros cinco, para encender Gijón. Todo está en duda con el anuncio del retraso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído