04 de junio de 2019
04.06.2019

Sabugo, fiel al Lignum Crucis

Decenas de fieles asisten a la procesión de la reliquia por la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery, en el 64.º aniversario de su llegada a Avilés

04.06.2019 | 02:37
La procesión, ayer, en el interior de la iglesia de Sabugo.

La Real Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y la Santa Vera Cruz celebró ayer el primer aniversario de la concesión de indulgencia parcial a aquellos que realicen una visita al Lignum Crucis, la astilla de la cruz de Jesús expuesta en la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery. Lo hicieron con una eucaristía y una procesión de la reliquia, de cuya llegada a Avilés se cumplían ayer 64 años. "Para nosotros es un orgullo custodiarla", destacaba ayer el Hermano Mayor de la Vera Cruz, David Sicilia.

El Lignum Crucis llegó del monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria) el 3 de junio de 1955. Hasta 2017 sólo se sacaba en ocasiones puntuales: Viernes Santo y el día de la Exaltación de la Cruz. Desde hace algo más de un año está expuesta en la capilla de Nuestra Señora de la Soledad de Santo Tomás de Cantorbery, en una urna por la que cada día pasan decenas de visitantes.

De allí la sacó con cuidadoso mimo, casi litúrgico, David Sicilia. La posó en el altar y la sacaron en procesión por el templo avilesino, en el que ayer se dio cita un centenar de fieles que no le quitaban ojo "Requirió mucho esfuerzo de los feligreses conseguir esa pequeña reliquia, y hoy se lo agradecemos", ensalzaron desde el púlpito, antes del inicio de la misa.

Además del 64.º aniversario de la llegada de la Lignum Crucis, la feligresía también festejó que hace un año el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes aprobó la concesión de la indulgencia parcial para todos los fieles que, cumpliendo con las condiciones exigidas por la Iglesia, realicen visita a la reliquia.

"Desde entonces notamos un goteo incesante de visitantes a la reliquia", destaca el hermano mayor de la cofradía, que desde que expuso al público el Lignum Crucis también percibe un incremento de visitas de peregrinos. Se estima que a diario pasa una decena de ellos por Sabugo. A esos hay que sumar los turistas. "Estamos muy orgullosos y muy contentos de custodiarla", destaca Sicilia.

Y éstos no son los únicos éxitos. El sábado, 8 de junio, la Real Liga Naval Española impondrá a Nuestra Señora de la Soledad y la Santa Vera Cruz su Gran Cruz. El acto tendrá lugar en Madrid y al mismo asistirán dos miembros de la junta de gobierno de la cofradía.

El 23 de junio, a las 12.00 horas, participarán en el Corpus, que este año, por primera vez, se festejara conjuntamente en siete parroquias del centro de la ciudad: San Nicolás de Bari, Santo Tomás de Cantorbery (Sabugo), Virgen de las Mares (el Nodo), Versalles, El Polígono de La Magdalena, La Magdalena propiamente dicha y San Juan de Ávila.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook