05 de junio de 2019
05.06.2019

Las industrias obligadas a medir sus emisiones deberán endurecer los controles

Las empresas deben implantar un plan preventivo de mantenimiento de los equipos que monitorizan la contaminación, repararlos en 48 horas en caso de avería o sustituirlos si eso no es posible

05.06.2019 | 02:56
Polvareda en la ría.

La Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente del Principado da otra vuelta de tuerca en su estrategia de control de la contaminación de origen industrial. La novedad consiste en la inminente entrada en vigor de una serie de instrucciones referidas al mantenimiento, reparación y sustitución de los equipos que monitorizan en tiempo real las emisiones a la atmósfera de las fábricas, algo que en el reglamento original que regula las actividades de las industrias poseedoras de autorizaciones ambientales no quedaba claro o no llegaba a estar contemplado dando lugar a situaciones indeseables.

Lo que el Principado va a hacer -la instrucción se publicará en el BOPA esta semana y entrará en vigor en tres meses- es fijar las condiciones mínimas exigibles a las estaciones de calidad del aire de las empresas sujetas a autorización ambiental, que en Asturias son once: Alcoa, Saint-Gobain, Asturiana de Zinc, Arcelor (en Avilés y Gijón), Fertiberia, (en las centrales térmicas de Aboño y Soto de Ribera), Cementos Tudela Veguín (en Aboño y en Tudela Veguín), Hunosa (en la central térmica de La Pereda), Iberdrola (en la central térmica de Lada), Naturgy (en la central térmica del Narcea) y Ence.

Los nuevos términos de la autorización ambiental obligan a las compañías a contar con un plan de mantenimiento preventivo y correctivo de sus estaciones, así como a tener un registro de las operaciones de conservación de los equipos que, en caso de avería, deberán ser reparados en un plazo inferior a 48 horas. Además, aquellas empresas que tengan averiada su estación de medición de calidad del aire tendrán que sustituirla por otra cuando el problema no se pueda subsanar en el plazo citado.

Los sistemas de medición han de disponer también de herramientas de recopilación de datos en cada uno de sus analizadores, compatibles en todos los casos con los empleados por la Administración autonómica, a la que deberán enviarlos tanto en tiempo real, como una vez validados. Por último, Medio Ambiente insta a las empresas sujetas a autorización ambiental a informar sobre cualquier incidencia y a elaborar un informe anual acerca del funcionamiento de sus estaciones.

Esta nueva instrucción técnica da cumplimiento a una de las medidas establecidas en los planes de mejora de la calidad del aire de Gijón y Avilés, que el Gobierno de Asturias aprobó en agosto de 2017. También desarrolla el decreto 27/2019, que entró en vigor el 6 de mayo, y afecta a unas 700 instalaciones industriales de la comunidad.

Actualmente existen 44 estaciones de inmisión privadas en el Principado, ubicadas en el entorno de 14 grandes instalaciones industriales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook