05 de junio de 2019
05.06.2019

La rula y el club náutico renuevan sus concesiones en suelo portuario

La lonja pesquera podrá explotar cinco años más una nave de 1.845 metros cuadrados, y Marina de Avilés, su sede social

05.06.2019 | 02:56
La sede del club náutico Marina de Avilés-La Peñona.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer sendas resoluciones de la Autoridad Portuaria de Avilés referidas a la ampliación de dos concesiones administrativas de las que son beneficiarias, respectivamente, Nueva Rula de Avilés y el club náutico Marina de Avilés-La Peñona. En ambos casos se trata de instalaciones vitales para la actividad de una y otra concesionaria: una nave de 1.845 metros cuadrados en la que la rula de Avilés guarda cajas de pescado y envases, además de servir como taller y economato; y unas oficinas de 116,4 metros cuadrados en las que tiene su sede y varios locales para atención a los usuarios el club que gestiona el puerto deportivo de la ría.

En el caso de Nueva Rula de Avilés, el uso de la nave (situada cerca del solar que ocupó la antigua fábrica de hielo) se le concede por cinco años con la contrapartida de que la sociedad pesquera pague una tasa de 23.988,21 euros al año por la ocupación. Aparte, Nueva Rula de Avilés debe pagar el 2 por ciento del volumen de negocio que desarrolle en esa nave con una base mínima para ese cálculo de 157.00 euros.

El club náutico Marina de Avilés-La Peñona, por su parte, pagará 4.652,76 euros al año por el uso de las oficinas que constituyen su sede desde hace cinco años y que se ubican en la planta baja del edificio de la antigua rula. La tasa de actividad ha sido fijada a los efectos de esta concesión en un euro por amarre, con un mínimo anual de 190 amarres. El presidente del club, Mario Bada, celebró la renovación de la concesión administrativa, que va a permitir a la entidad seguir prestando servicios como gestora del puerto deportivo avilesino. "Estamos muy a gusto en esos locales y poder seguir en ellos nos da tranquilidad para los próximos años", valoró Bada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook