07 de junio de 2019
07.06.2019
ILLAS

El ornitólogo Xuan Fernández critica la purga de gaviotas

"Matar estas aves no es la solución porque, como se ve, no se reduce el número", indica el experto

07.06.2019 | 02:48
Xuan Fernández, con tres polluelos, ayer, durante la charla.

El concejo de Illas es un lugar excelente para el avistamiento de aves y, ayer, Xuan Fernández, un "loco" de la ornitología que además recoge animales heridos o perdidos para ayudarlos a volver a la naturaleza ofreció una charla para explicar a los vecinos de Taborneda cómo pueden hacer lo mismo. "Se hace lo que puede y a mí me encanta ayudar a los animales. Muchas veces nos preguntan como cuidar a un ave porque da pena dejarla morir, así que aquí estoy", señaló el conferenciante, que pertenece al colectivo Mavea.

En su casa tiene gaviotas, palomas, vencejos, urracas... lo que le echen. "Son animales que no tienen a dónde ir, porque en Asturias no tenemos un centro de recuperación como tal", explicó Fernández. Tampoco puede decir que no a los periquitos y ninfas que llegan a sus manos, bien porque se han perdido o porque los han soltado.

En la charla, habló de dos tipos de cuidado, el que necesitan los polluelos abandonados y el que necesitan los adultos heridos. Para las crías, lo primero es tener claro qué especie es, bien porque el cuidador la conozca o bien preguntando a un experto. "Si le das grano a un pájaro insectívoro, todos sabemos lo que pasa", bromeó. Él, por ejemplo, cría a los llamados gusanos de la harina, que son muy nutritivos para estas especies. En cuanto a los granívoros, hay varias clases, aunque generalmente se distinguen por el pico: "Los que tienen pico en forma de gancho necesitan una pasta de cereal diferente al resto". También es importante el intervalo de las cebas y cómo ha de dársele el alimento, bien con jeringuilla o bien con sonda. Además, si son muy jóvenes, con poco plumaje, necesitan calor.

En cuanto a los animales heridos, además de llevarlos a un veterinario -"hay pocos veterinarios que conozcan bien a las aves, pero existen"-, hay que cuidar también mucho las comidas. "En los primeros días están desorientados, asustados y se niegan a comer, así que hay que obligarles, muchas veces abriéndoles el pico", señaló.

Afirmó que, para él, no hay ave de una especie rara. "Por ejemplo, el chotacabras, que le resulta tan raro a la gente porque es nocturno, a mí no, porque cada año me llegan unos cuantos", sostiene. Además, habló del porqué de salvar a las gaviotas, cuando actualmente hay tantas quejas sobre ellas: "Es cierto que son aves oportunistas y aprovechan de donde pueden para coger comida. Eso ha hecho que los nidos se trasladen de las costas, como estaban antes, a las ciudades. Pero, en pueblos marineros, no tienen ningún problema con ellas y las han tenido toda la vida. Lo que está claro es que matarlas no es la solución porque es lo que se está haciendo y la población no se ve mermada".

Esta charla cerró las jornadas de Medio Ambiente celebradas en la localidad de Illas. El miércoles la profesora de Geología de la Universidad de Oviedo ofreció una ponencia sobre los secretos de los Picos de Europa, en unas jornadas organizadas por la asociación de vecinos "El Gorfolí", de Taborneda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook