09 de junio de 2019
09.06.2019
Gozón

El Museo Marítimo cierra el curso con la visita de 2.600 niños

"El crecimiento es increíble, en abril apenas teníamos fechas libres", destacan en el centro

09.06.2019 | 01:38
Alumnos del colegio Corazón de María de Gijón, en el Marítimo.

El Museo Marítimo de Asturias, ubicado en la calle Gijón de Luanco, se ha convertido ya en toda una referencia para las salidas que organizan los centros educativos del Principado. Desde la institución han notado que este año han sido muchos más los colegios e institutos interesados en conocer la exposición y el taller que tienen preparado. "Hasta ahora van unos 2.000 escolares y quedan por pasar por aquí hasta fin de curso otros 600. De ellos, el 90 por ciento, además de la visita, hacen como actividad un taller de montaje y pintura que ofrecemos, que les encanta", señala Pilar Carrasco, documentalista y una de las responsables de este tipo de actividades.

Y para muestra: en los meses de abril y mayo, todos los días contaron con algún centro educativo en el museo y en junio solo dos o tres jornadas se han quedado en blanco en el calendario del edificio luanquín. Según explican desde el museo, la mayor parte de los centros educativos que acuden a conocer la instalación son colegios, tanto públicos como privados y concertados, y de Enseñanza Infantil de Asturias, además de dos liceos franceses y tres colegios de León. "Menos abundantes son los de Secundaria y, menos aún, los de Bachillerato. En ese apartado, tenemos una asignatura pendiente", afirma la documentalista. Aunque la cifra total de centros no se puede desdeñar, Ronda aproximadamente los 60 o 70 cada curso, según datos internos.

"Nos ha sorprendido mucho que donde más se ha notado el aumento es en los centros de Educación Infantil. El otro día me explicó una de las profesoras que es el boca-oído, que viene uno y le cuenta a otros que los pequeños disfrutan mucho y así se va corriendo la voz", asegura Pilar Carrasco. Otro de los puntos fuertes de esta temporada ha sido la exposición de piratas y corsarios. "No solo llama la atención a los niños, que es obvio, sino también a muchos adultos", sostiene la documentalista.

También tiene mucho que ver el taller que el Museo ha añadido a las visitas. Los participantes realizan unos montajes con piezas de madera formando peces, barcos, faros... para luego pintarlos. "Les resulta muy estimulante llevarse un recuerdo a casa", comenta Carrasco. Pero no es el único momento en que se mezcla la diversión con la adquisición de conocimientos. "En la exposición principal hacemos una especie de gymkana, en la que tienen que responder a una serie de preguntas que llevan en un papel respecto a los letreros y explicaciones que les damos y entregarla lo antes posible", explica.

Mientras, la dirección del Museo Marítimo de Asturias ya está pensando en la siguiente exposición, que se podrá visitar durante el verano que está a punto de comenzar. "La hacemos en colaboración con las integrantes del taller de malla de la asociación de amas de casa de Luanco. Nosotros trataremos de demostrar que este tejido tiene más de 300 años de antigüedad y recopilaremos piezas de diferentes épocas y ellas tejerán en directo", señala Pilar Carrasco, que afirma que aún no hay fecha para el arranque. Será un aliciente más en la temporada estival de Gozón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído