11 de junio de 2019
11.06.2019

Quince años de desacuerdos y 32,8 millones de euros

11.06.2019 | 01:12

El director general de Infraestructuras, José María Pertierra, fue el encargado de explicar las características de los accesos al polígono de la ría. Destacó dos sobre todas las demás: que "no han existido sobrecostes" y que los materiales del viaducto se han realizado "por empresas asturianas". La factura final, según dijo, fue de 32, 8 millones.

"Comenzamos a finales de 2004 y estamos en 2019", reconoció Pertierra. Fernando Lastra, el penúltimo consejero de Infraestructuras y ahora senador por Asturias, explicó que el motivo de un retraso de tres lustros estuvo "en las malas relaciones que teníamos con el Ministerio". Esas malas relaciones encallaron, aseguró, en un informe legal sobre la calificación del suelo en el que tenía que caer el viaducto: o demanial (del Estado siempre y en todo lugar) o patrimonial (susceptible de ser trasladado a otra administración). Este desacuerdo se fue alargando hasta que coincidieron en los despachos correspondientes el propio Lastra y, en Madrid, en el Ministerio de Fomento, Íñigo de la Serna.

Otro problema finalmente superado fue el que se refirió al desarrollo de una línea de alta tensión. "La pudimos trasladar unos metros", confirmó Lastra. Pertierra lo había explicado a su manera: "Las dificultades estuvieron por el lugar en que íbamos a tirar la pasarela: entre dos grandes industrias", confesó el director general de Infraestructuras.

Según Pertierra, "el enlace del polígono de la ría tiene forma de trompeta, con un vial perimetral de doble calzada en el borde sureste del parque empresarial, que conecta con la autovía, la variante de Avilés y la margen derecha del puerto".

Explicó a continuación que "la plataforma de los viales se ha resuelto con siete grandes estructuras de tableros mixtos con cajón metálico y losa superior de hormigón. Además, en dos de ellas, una sobrevolando la AS-392 y otra de desembarco en el polígono, se ha proyectado doble tablero debido a que se sitúan en el ramal principal de acceso al PEPA, de doble sentido. Estos elementos suman un coste de 17 millones, aproximadamente un 64 por ciento del presupuesto total de las obras". Destacó en la presentación del proyecto, en el salón de recepciones del Ayuntamiento de Avilés, en la antesala de la inauguración, que "la correcta integración de las obras en el medio ambiente se ha conseguido con las medidas correctoras de impacto ambiental oportunas, tales como la hidrosiembra de taludes de desmonte y terraplén, cubriendo una superficie de más de 25.000 metros cuadrados y la plantación de arbustos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído