13 de junio de 2019
13.06.2019

"Sin motivación no llegas a Madrid", dice un veterano de la "marcha de hierro"

Jesús González, ahora con 77 años, repetiría la odisea por Alcoa "si estuviera físicamente bien"

13.06.2019 | 02:47
Jesús González González.

Lo más duro de ir a Madrid caminando para reivindicar el futuro de una industria como Alcoa es "el machaque físico". Psicológicamente, "el reto también es duro, pero se sobrelleva más fácil que el cansancio si crees en la justicia de lo que reclamas; sin motivación no llegas a Madrid". No lo dice un cualquiera, sino Jesús González González, uno de los doscientos trabajadores siderúrgicos que en 1992 protagonizó la "marcha de hierro", un hito del movimiento obrero asturiano que se desarrolló en un momento en que el futuro del sector del acero pendía de un hilo.

González, de 77 años, echa la vista atrás y evoca el gran compañerismo reinante en aquella caminata histórica: "Las siglas sindicales quedaron aparcadas y las amistades que fraguaron lo fueron para toda la vida". Advierte a los marchantes de Alcoa que su enemigo van a ser las llagas: "Se llenaban palanganas con el líquido que nos sacaban los sanitarios de los pies con ayuda de jeringas". Y les reconforta asegurándoles que en el camino tropezarán con cientos de personas que les aplaudirán y arroparán dándoles una inyección extra de moral. "Yo iría con ellos si pudiera, pero me han puesto una prótesis y no estoy en plenitud de facultades físicas", asegura el veterano de la "marcha de hierro".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook