20 de junio de 2019
20.06.2019

"Las cuentas del Niemeyer nunca se presentaron en plazo", reconoce la exconsejera Mercedes Álvarez

Un exdirectivo de una empresa internacional de comunicación afirma que cobró 30.000 euros del centro por gestionar la comunicación del proyecto

20.06.2019 | 12:52
José Luis Rebollo y Natalio Grueso, de frente, esta mañana en los juzgados de Oviedo.

La exconsejera de Cultura Mercedes Álvarez ha reconocido esta mañana en el juicio del "Caso Niemeyer" que "las cuentas nunca se presentaron en plazo" durante su etapa en la presidencia de la Fundación y que era una de sus preocupaciones.

Ha reconocido también que había "tensiones de tesorería porque no llegaban a tiempo las subvenciones" y "quejas" por parte de los gestores. "Se insistía mucho para que llegasen" (las ayudas públicas), ha aseverado.

Álvarez, como hicieron en su día el resto de patronos, ha apuntado que "había confianza absoluta" en Natalio Grueso, director de la Fundación del Niemeyer hasta 2011, y el secretario de la entidad José Luis Rebollo.

Sobre los problemas económicos ha afirmado que existía "preocupación porque hubiese ingresos necesarios para cubrir la actividad", pero ha negado conocer que hubiese acumulada una cuantiosa deuda con Viajes El Corte Inglés. Es más, ha señalado que no recuerda haber autorizado a José Luis Rebollo a firmar un reconocimiento de deuda con la agencia en 2011. "No recuerdo" ha sido la expresión más repetida por la exconsejera de Cultura de Vicente Álvarez Areces durante su testimonio.

El fiscal Alejandro Cabaleiro ha preguntado a la testigo si sabía que hubo problemas para abonar los gastos de inauguración del Centro Niemeyer y si ese acto inaugural fue una imposición del entonces presidente autonómico: "No tengo noticia de lo que usted me está diciendo", ha respondido.

En la sesión de esta mañana también ha declarado como testigo un consultor independiente de comunicación, exdirectivo de una empresa internacional de comunicación. Ha revelado que trabajó para la Fundación del Centro Niemeyer a instancias de Natalio Grueso entre 2010 y 2011 y que cobró 30.000 euros para gestionar la comunicación internacional del proyecto.

Según ha trascendido, su nombre aparece en un viaje Madrid-Niza pagado por el Niemeyer, cuando quien viajó fue la exmujer de Grueso, la también acusada Judit Pereiro.

La exconsejera Encarnación Rodríguez Cañas no ha declarado finalmente al renunciar José Luis Rebollo a su testimonio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído