23 de junio de 2019
23.06.2019

El arco iris exige respeto

La manifestación del Orgullo clama por la normalización: "Tengo derecho a ser chica e ir de la mano con mi novia"

23.06.2019 | 02:59

"Tengo derecho a caminar de la mano con mi novia y no sentirme observada ni insultada", defendió ayer Claudia Álvarez. Es lesbiana, lo dice con orgullo y tiene claro que la sociedad ha de avanzar para "acabar con las discriminaciones a personas por cómo aman y cómo son". Lo expresó durante la manifestación festiva del Orgullo en Avilés. Erika Estévez reivindicó más visibilidad para gays y lesbianas y, sobre todo, para bisexuales y transexuales: "Para que todo se normalice y nadie sea discriminado". "Vivimos en un país homófobo aunque no se diga", remató. "Todas las personas tenemos los mismos derechos. Solo pedimos respeto", añadieron Carmen Bravo y Marta Fraile ante una gran cantidad de banderas arco iris, que engloba al movimiento LGTB, y otras que identifican a la bisexualidad y la transexualidad.

La jornada reivindicativa comenzó en El Parche. Un tren con una pancarta que rezaba "Avilés Orgullosa" focalizó todas las miradas. Al tiempo, el grupo "Entre el pozo y la fuente sound system" hizo su presencia con tambores. Todo antes de la lectura del manifiesto del orgullo, que fue leído por Rocío Morán, Oliver Martín y Aida Moyano, de "Kaleide", colectivo organizador del Orgullo avilesino. Con mucha marcha y alegría, la manifestación, que contó con representantes internacionales de varios países del grupo "Youth express network", siguió por la calle San Francisco, recorrió buena parte de la ciudad y finalizó en la plaza Santiago López, donde dj "Trash.accuracy" animó la tarde con su música festiva y reivindicativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook