29 de junio de 2019
29.06.2019

Alcoa frena la venta a Parter, Industria le pide explicaciones y Quantum vuelve a postularse

La multinacional del aluminio crispa a los comités al poner en duda ahora las garantías financieras del fondo suizo, si bien confía en solucionar el escollo antes del domingo

29.06.2019 | 03:16
Una pasada concentración en defensa de la continuidad de la fábrica avilesina de Alcoa.

El proceso abierto para tratar de salvar la actividad de las fábrica de Alcoa de Avilés y La Coruña dio ayer un giro inesperado al comunicar la multinacional a los comités de empresa que las garantías financieras presentadas por Parter Capital, el fondo de inversión suizo elegido para la compra de las plantas, no cumplen con lo requerido; técnicamente adujo que no eran "lo bastante líquidas". Este anuncio dejó helados a los representantes sindicales, que habían viajado a Madrid con un doble objetivo: mejorar las condiciones de salida de los trabajadores que pudieran acogerse a prejubilaciones o estar interesados en traslados en caso de seguir adelante la venta de las fábricas y, en segundo término, obviar la exigencia de Alcoa de que las plantilla ratifiquen su decisión de vender a Parter.

Lejos de debatir esos asuntos, el bombazo de que la pretendida venta a Parter se veía comprometida por "problemas financieros" tensó la reunión y provocó airadas recriminaciones por la "falta de seriedad" de Alcoa. Daniel Cuartas, jefe de la sección sindical de la UGT en Alcoa, cargó las tintas sobre el hecho de que "Alcoa eligió a Parter porque quiso, nos la impuso como único comprador posible, ha tenido meses para examinar la documentación y ahora, a dos días de que expire el plazo fijado para resolver la venta, nos viene con que las garantías financieras no son sólida; esto es un pitorreo". A falta de pruebas en contrario, tanto en medios sindicales como políticos cobra cuerpo la teoría de que Alcoa obra de mala fe y trata ahora de hacer descarrilar la única oferta de compra que dio por válida y obtuvo los parabienes de las instituciones.

Los responsables de Alcoa en España, con el presidente Rubén Bartolomé a la cabeza, expusieron a los miembros de los comités de Avilés y La Coruña que confían en solventar el escollo financiero "antes del domingo", pero ni por ésas lograron tranquilizar a los sindicalistas. A la vista del cariz que tomaba la reunión, se activaron las alertas en el Gobierno y el director general de Industria, Raúl Blanco, fue llamado con urgencia para que se personase en el hotel Meliá Barajas, que es donde tuvo lugar el encuentro entre la cúpula de Alcoa y los comités. Blanco llegó acompañado de técnicos del staff del Ministerio y según testigos "cantó las 40 a Alcoa" por el sorpresivo anuncio de sus dudas con respecto a la solidez financiera del plan de Parter Capital.

El "número dos" de Industria se empleó con contundencia y pidió explicaciones a la empresa; en un momento dado recriminó a los representantes de Alcoa que estuviesen "jugando con la sociedad española". No obstante, Blanco acabó optando por ejercer de mediador para ver de reconducir el proceso que tiene por objetivo garantizar que las fábricas de aluminio de Avilés y La Coruña siguen abiertas, con un plan industrial viable y con pleno empleo. Para ello instó a las partes a darse una semana más de plazo, a modo de prórroga, para tratar de desliar la madeja.

Presionada por los acontecimientos, la versión oficial que facilitó Alcoa a los medios fue la siguiente: "Seguimos cumpliendo con el acuerdo del ERE alcanzado con los representantes de los trabajadores a principios de este año. La fecha límite del 30 de junio para encontrar un comprador, según lo acordado en dicho acuerdo, sigue vigente".

En plena ceremonia de la confusión por la inesperada comunicación de Alcoa, el tercer invitado en discordia al proceso de venta de las plantas alumineras amenazadas de cierre, el fondo de inversión alemán Quantum Capital Partners, hizo saber –y a Alcoa la primera– que mantiene su disposición a adquirir esos activos y que le respaldan "un sólido proyecto industrial y todas las garantías financieras". El grupo alemán añadió que sus garantías tienen "el soporte de entidades financieras internacionales de reconocido prestigio y de su propio grupo de compañías (las participadas en el sector del aluminio), que suponen una cobertura financiera suficiente para todas las necesidades planteadas para ambos proyectos (Avilés y La Coruña)". Quantum Capital Partners fue apeada del proceso de venta la recta final del mismo por parte de Alcoa, que alegó entonces lo mismo que ayer en relación a Parter: insuficiencia de las garantías financieras.

Según fuentes ministeriales citadas por la agencia EFE, Alcoa está buscando alguna fórmula bancaria para sustituir las garantías conflictivas de Parter por activos más líquidos con la vista puesta en lograrlo antes del domingo. Industria confía en la buena voluntad de las partes para que se llegue a un acuerdo y a una solución definitiva.

Tras un receso, la reunión se reanudó a las 9 de la noche en un clima de gran tensión y la previsión de acabar de madrugada. Nadie descarta que se agote hasta el último minuto el plazo del 30 de junio, este mismo domingo, para buscar una salida satisfactoria a una crisis que tiene a la industria asturiana en vilo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído