03 de julio de 2019
03.07.2019

"Nunca la obligué", señala el acusado de inducir a una menor a abandonar su casa

La chica, que fue tutelada por el Principado, asegura que sus fugas se produjeron tras discutir con su madre y que "no fue manipulada"

03.07.2019 | 02:51
El acusado, ayer, momentos antes de su declaración en el Juzgado.

El acusado de inducir a una menor a abandonar su domicilio, que se enfrenta a dos años de cárcel, manifestó ayer en sede judicial que "nunca obligó a nada" a su entonces pareja. El joven, de 23 años y que responde a las iniciales C. M. H., relató que era habitual que la menor se enfadara con su madre por discusiones y se fugara del domicilio familiar situado en Cancienes (Corvera). "Mi corazón me impedía que estuviese en la calle", apuntó el acusado. "La recogí en cuatro ocasiones", añadió.

La menor, ahora de 17 años, confirmó que sus huidas del domicilio en el que convivía con su madre se debían a discusiones con su progenitora, aunque también reconoció que en ocasiones se escapaba "sin más". También dejó claro que nunca fue "obligada, ni inducida ni manipulada" para vivir con su entonces pareja sentimental en la vivienda de él, situada en San Martín de Laspra (Castrillón). Los hechos objeto del juicio ocurrieron en 2017. La menor estuvo dos años bajo la tutela de la Consejería de Servicios Sociales del Principado de Asturias, con acogimiento en un centro residencial de menores. En septiembre de 2017, se acordó su reintegración familiar.

La madre de la menor, M. C. G. G., declaró también en sede judicial y destacó que su hija "se iba -de la vivienda familiar- porque le daba la gana" después de reconocer que mantenía discusiones con ella, "algo habitual con adolescentes". "Teníamos puntos de vista encontrados", matizó M. C. G. G. La madre señaló que había advertido a la Guardia Civil de la desaparición de su hija en alguna que otra ocasión. El acusado también indicó que él y su tía se pusieron en contacto con la madre para explicarle que la menor estaba en su domicilio castrillonense "para que fuera a buscarla".

El juicio contó además con las declaraciones de tres agentes de la Guardia Civil de Castrillón. El primero destacó que, en una de sus intervenciones, se percató de que la menor "no estaba por la fuerza" en la vivienda del acusado. "Debía pasar temporadas largas porque tenía ropa y enseres", apuntó. Seguidamente, otro agente resaltó que la menor no opuso ningún tipo de resistencia al ser acompañada al cuartel. El tercero dijo no observar "ninguna evidencia de que la menor estuviera inducida" a permanecer en la vivienda de su entonces pareja sentimental.

En las conclusiones del juicio, la Fiscalía mantuvo su petición de dos años de prisión para el acusado al entender que el joven indujo a la menor a abandonar su domicilio mientras que la defensa, ejercida por Roberto de la Llana, reclamó la libre absolución de su cliente al entender que no hay evidencias que demuestren lo contrario.

De La Llana apuntó: "El padre de la menor destacó además la inestabilidad emocional de la niña, no está acreditado nada, no hubo presión psicológica, ni manipulación ni inducción ni nada hacia la menor". La fiscal reconoce que no hubo retención por la fuerza o violencia pero sí ve "inducción en el sentido más amplio", de ahí que mantuviera su solicitud inicial. El caso queda visto para sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído