04 de julio de 2019
04.07.2019

Atrapan al "ladrón de corazones": enamoraba a mujeres y luego les robaba

Una avilesina denuncia que el acusado, detenido por casos similares en Gijón y Luarca, le sustrajo joyas que posteriormente revendió en Mieres

04.07.2019 | 03:04

Lo que parecía ser un idílico romance acabará en los juzgados. La Policía Nacional de Avilés ha detenido al "ladrón de corazones", un lucense que enamoraba a mujeres para, posteriormente, robarles dinero y joyas. Su última víctima, con la que convivió en Avilés, denuncia que le sustrajo joyas que, tal y como han podido comprobar los agentes, el "Casanova del hurto" revendió en Mieres. El acusado ya había sido detenido hasta en dos ocasiones por casos similares, aunque aquellos tuvieron como escenario Gijón y Luarca.

El detenido y su víctima comenzaron una relación sentimental aparentemente normal hace unos meses. Tanto, que decidieron irse a vivir juntos a una vivienda que alquilaron en Avilés. Pasado un tiempo, la cosa se fue deteriorando hasta el punto que decidieron romper. Fue ahí cuando la mujer cayó en la cuenta de que le faltaban algunas piezas de su joyero. Ante las sospechas de que hubiesen podido ser robadas por su expareja, decidió poner los hechos en conocimiento de la Policía Nacional.

Las investigaciones llevaron a los agentes hasta Mieres. En colaboración con otros policías de la cuenca del Caudal, pudieron determinar que las joyas hurtadas habían sido vendidas por el investigado en un establecimiento de compraventa de la localidad. Con estas pruebas, los policías de la calle Río San Martín detuvieron en Avilés al "ladrón de corazones" el pasado viernes. Tras prestar declaración en comisaría ante la presencia de su abogada fue puesto en libertad.

El investigado ya había sido detenido anteriormente por hechos similares. La última, recientemente según fuentes policiales, por un caso prácticamente idéntico en Gijón. Una mujer de Luarca también le había denunciado por lo mismo.

Según los agentes, el "modus operandi" del "ladrón de corazones" era siempre el mismo: aprovecha su apariencia física para atraer a mujeres y conquistarlas. Tras ganarse su confianza se va a vivir con ellas y, posteriormente, provoca la ruptura de la relación. Antes de eso les roba efectos de valor que "coloca" en establecimientos de compraventa. El perfil de sus víctimas es siempre igual: mujeres solteras, de edad madura y con recursos económicos. Aunque es natural de la provincia de Lugo, su radio de acción engloba todo el Principado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído