07 de julio de 2019
07.07.2019
Entrevista
MANUEL CAMPA | Portavoz municipal del PSOE y edil de Urbanismo y Promoción Económica

"La búsqueda de aliados para aprobar proyectos la haremos Pleno a Pleno y tema a tema"

"El plan del casco histórico nos permitirá seguir ganando atractivo turístico y orgullo de ciudad" l "No hay un planteamiento decidido sobre Gaxín"

07.07.2019 | 01:50
Manuel Campa, en su despacho del Ayuntamiento de Avilés.

El economista Manuel Campa (Avilés, 1975) es el nuevo hombre fuerte del Ayuntamiento de Avilés: primer teniente de alcalde, portavoz del grupo socialista y concejal de Urbanismo y Promoción Económica. Conversa con LA NUEVA ESPAÑA en su despacho. Por la ventana, entra la luz que tamiza la lona que pide que no se cierre Alcoa y que se instaló al comienzo de la crisis.

- Parece que la aluminera al final se vende.

-Esta semana ha sido complicada, pero parece que sí, que al final se vende. Ha habido mucho vaivén. Cuando todo parecía que estaba cerrado, volvía la cosa al principio. Lo dijo el otro día la Alcaldesa: parecía que Alcoa nos estaba tomando el pelo. Había tenido una posición muy desleal. El viernes de madrugada, llegó a un acuerdo con los trabajadores: eso es importante. Vamos a esperar al 1 de agosto para que al final la solución sea la que todos queremos: que los trabajadores no solo tengan un puesto, sino también tarea.

- Vamos al Ayuntamiento. ¿Después de la Alcaldesa, usted?

-Es lo habitual: tiene que haber alguien que asuma la portavocía. La portavocía y la primera tenencia de alcaldía suelen estar ligadas.

- Ya, ¿pero cómo se enfrenta a todas estas responsabilidades?

-Bueno, ahora me estoy adaptando. Estas responsabilidades requieren gestionar, tiempo y estar muy pendiente de muchas más cosas de las que no había estado pendiente hasta ahora. Hasta ahora, había tenido una concejalía grande, pero las cuestiones eran más del día a día. Más allá de las responsabilidades propias del Urbanismo o la Promoción Económica, voy a tener que estar más pendiente de todo lo que sucede en el Ayuntamiento y en la ciudad. Y eso requiere tiempo.

- Repasemos un poco de ese todo del que habla. Ampliaron concejales, pero siguen en minoría.

-Vamos a negociar con todo el espectro del Pleno, bueno, con casi todo. Creo que la disposición que hemos visto estos últimos días es buena. En campaña nos presentamos como un partido que era serio, responsable y confiable. Dijimos que la gente se podía fiar de nosotros porque tenemos una trayectoria ya larga en la ciudad. Esto se tradujo en diez concejales: nosotros crecimos y el resto de partidos se presentó con una distribución que nos hace poder llegar a acuerdos con la mayor parte de ellos. Vamos a ir pleno a pleno y tema a tema.

- En el mandato anterior, consiguieron el apoyo del PP y de Ganemos para los presupuestos.

-Hay muchas cosas: presupuestos, ordenanzas, parque tecnológico, el plan del casco histórico, modificaciones del Plan General... Hubo acuerdos con todo el espectro. Y ahora se puede lograr también. Además, con una particularidad: la aritmética permite que cada tema se discuta con un solo grupo. Esto abre el abanico de manera importante.

- ¿Incluso con Vox?

-Vox no nos gusta. No nos gusta que un partido de extrema derecha esté representado en el Pleno. En esta y en otras instituciones a nivel nacional. Nuestra posición es la misma que en el resto de España: no nos planteamos llegar a ningún acuerdo con ellos. Es un actor más dentro del Pleno, pero ya está. El posicionamiento ideológico de Vox no casa con el nuestro, ni con ningún otro partido del espectro avilesino.

- Lo natural sería Ciudadanos.

-No, no solo.

- ¿Cambia Avilés?

-Le decía que íbamos a ir pleno a pleno y tema a tema. Lo hemos demostrado estas semanas últimas. Y también la oposición. Saben dónde estamos y saben que estamos abiertos a hablar con todos ellos.

- ¿Cuándo se va a desarrollar el plan del casco histórico?

-Tanto ese plan como el de edificación forzosa son herramientas que en este mandato vamos a desarrollar porque son muy importantes para culminar todas las transformaciones del casco. Eso, su transformación, nos ha permitido ganar no solo atractivo turístico, también, aunque no es un término que me guste utilizar, orgullo de ciudad. Lo tenemos, pero nos falta completarlo: plaza de España 10, La Muralla, Émile Robin... Son los últimos detalles y, como tales, los más complicados. Esos dos planes se van a desarrollar en este mandato: sin duda.

- ¿Gaxín se va a trocear?

-Aún no me he puesto con los convenios al detalle, pero vamos a ver cuál es la demanda, vamos a ver qué pasa con las grandes infraestructuras, con la barrera y la ronda, y qué influencia tienen sobre este proyecto y después veremos. No hay un planteamiento decidido sobre Gaxín ni de continuación, ni de troceo. Hay que ver cómo queda el dibujo final de la ciudad y la demanda que hay. En los últimos años empieza a ver más oferta de vivienda nueva porque me imagino que hay demanda, pero todo esto tenemos que ver cómo evoluciona. No nos planteamos hacer desarrollos que sean innecesarios.

- ¿Lo son los de la residencia de ingenieros o el de Cristalería?

-Como se puede imaginar, a nosotros nos llegan informaciones antes incluso que la solicitud de las licencias. Algo de interés hay en desarrollar Ingenieros. Hay promotores que podrían estar interesados. Con Cristalería, la verdad es que el banco malo, la Sareb, ha dado muchas vueltas: cada poco cambian de personas de contacto. Es como una goma que se estira: parece que estás llegando, pero al final vuelve para atrás. Vamos a ver qué podemos hacer con Sareb: volveremos a hablar con ellos.

- ¿Qué pasará con el centro social?

-Lo tenemos presupuestado año a año. Lo vamos a hacer, pero antes tenemos que cerrar el convenio con la Sareb y esa es la parte complicada.

- Bueno, sacaron adelante los accesos al Pepa, aunque tardaron quince años.

-Parecía que Sepides era un monstruo horrible, pero finalmente ha sido posible, porque su proyecto para Avilés va a ser importante para ellos mismos. Quieren que el parque industrial, con todas sus posibilidades, sea ejemplo en otros sitios. Como le decía, tiene que ver con las personas: si en la Sareb van cambiando cada poco, la cosa se complica...

- La transformación más importante vendrá a cuenta de baterías.

-Arcelor apaga el 1 octubre. Sepides tiene en desarrollo un plan director para ejecutar los trabajos allí: están haciendo las catas e inspeccionando los terrenos para la descontaminación y desescombro posteriores. Tienen un trabajo muy serio hecho, están acabando de hacerlo. El proceso va a ser, en principio, menos largo de lo que pensábamos. Una de las razones por las que Promoción Empresarial se ha unido al Urbanismo es por baterías: tenemos que tener claro qué queremos hacer allí, y en eso estamos con las empresas, con la Cámara de Comercio, con Sepides, con el Puerto. Todo ese conocimiento lo vamos a juntar para saber qué vamos a hacer con ese suelo. Tenemos esos suelos, pero también tenemos la primera fase de la Isla de la Innovación, la de los terrenos próximos al Niemeyer. Porque queremos que allí haya empresas de base tecnológica, ligadas a los centros de investigación, de servicios, porque los trabajadores del parque tecnológico los van a demandar. El suelo de baterías que ahora mismo es de gran industria, queremos que siga siendo de gran industria.

- ¿Siguiendo el ejemplo de Química del Nalón?

-Ellos quieren mantener en uso una parte de baterías, pero dar un paso más: van a modernizar la depuradora con una planta de pre y postratamiento que mejora mucho el impacto ambiental. Y, además, instalar allí dos centros de investigación. Ese el modelo que tenemos que seguir: que la industria arrastre a la investigación y que a partir de ella, se creen empresas ligadas a esas investigaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído