08 de julio de 2019
08.07.2019

Dolor por la muerte de Alberto del Río, "un trabajador incansable por la cultura local"

El historiador, que estuvo vinculado a Ensidesa y al Ayuntamiento, fallece a los 78 años l "Supo ver el potencial de Avilés", dice el exedil Román Álvarez

08.07.2019 | 02:31

Avilés llora al historiador Alberto del Río, fallecido en la madrugada del domingo a los 78 años tras conocer hace semanas que sufría una enfermedad. Su amplísima trayectoria profesional, que desarrolló en el gabinete de comunicación de Ensidesa, la Fundación Municipal de Cultura, el servicio local de turismo y la oficina del Cronista Oficial, "siempre al servicio del pueblo", le sirvió para granjearse el cariño y el reconocimiento de sus vecinos. "Se va un trabajador incansable por la cultura local y uno de los visionarios que supo apreciar el potencial turístico de la localidad cuando nadie más lo hacía", decían ayer, con profunda pena, los que lo conocieron al que también fue durante años colaborador de LA NUEVA ESPAÑA.

Uno de los primeros en descubrir el potencial de Del Río fue José Luis Poyal, quien le "reclutó" para el servicio de comunicación de la extinta Ensidesa hace décadas. "Trabajamos juntos en torno a 20 años. Era un hombre con muchas cualidades. Tenía una sensibilidad especial", relataba ayer el que fuera jefe de comunicación de la siderúrgica, sólo horas después de conocer la luctuosa noticia. "Era una persona muy válida. Tanto, que yo llegué a proponerle como mi sustituto, con el beneplácito de la compañía; pero él no quiso. Le interesaban más el arte, el cine y la cultura", reveló.

Precisamente, tras abandonar Ensidesa, Del Río recaló en la Fundación Municipal de Cultura, donde, entre otros logros, consiguió poner en marcha la televisión local "Canal 21", todo un hito para Avilés. "Trabajó mucho por la cultura de la ciudad. Era una persona muy entrañable. Los que lo conocíamos le vamos a echar de menos", lamentaba ayer el exconcejal de Cultura Román Antonio Álvarez, cuya etapa como edil, iniciada en 1999, no llegó a coincidir con la gerencia de Del Río en la Fundación. "Por aquel entonces, él ya estaba en Turismo, donde hizo una grandísima labor", aseguró Álvarez.

A Del Río se le atribuye, sino la primera, una de las primeras guías turísticas de Avilés. "Supo ver el potencial turístico del casco histórico cuando la ría estaba hecha un desastre y las calles llenas de pintadas", rememoró Álvarez sobre la labor del historiador, del que también destacó que fue uno de los primeros en organizar y guiar visitas turísticas por el corazón de la ciudad. Tras dejar Turismo, comenzó a trabajar codo con codo con el también fallecido Justo Ureña, excronista oficial de Avilés.

En esa época, el periodista Toni Fidalgo le recuerda "buceando" en los archivos municipales. "Fue un referente activo de la cultura avilesina", resumió el también expresidente del Real Oviedo, con el que mantenía relación desde hace décadas. La amistad entre ambos se mantenía viva gracias a frecuentes encuentros en tertulias avilesinas y también por pertenecer ambos a "La Academia", como así se autodenomina, con humor y una ligera dosis de ironía, un grupo de autores avilesinos que publicaron varias obras sobre la historia de Avilés. Además de las de Fidalgo y Del Río, entre las firmas de la academia también destacan las de Francisco Sánchez, Román Antonio Álvarez, Justo Ureña o José Manuel Feito. "Hasta hace poco nos reuníamos cuatro o cinco veces al año. Ahora, mucho menos. También hace tiempo que no ponemos en marcha ningún proyecto", apuntó Fidalgo, quien también quiso recordar el sentido del humor de Del Río: "Muy irónico y con suavidad". También fue colaborador del periódico local "La Voz de Avilés".

"Era un persona querida en la ciudad. Siento mucho su pérdida. Me quedo de piedra", expresaba ayer el doctor en Ciencias Políticas y Sociología Fernando Álvarez Balbuena, apenas instantes después de conocer la trágica nueva. "Era un hombre con sus peculiaridades, muy reservado y muy bueno", ensalzó.

El funeral por Alberto Del Río se celebrará hoy (13.00 horas) en la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery. Su capilla ardiente está instalada en la sala número 1 del tanatorio de Avilés. Deja viuda a Ana Lucía García.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído