09 de julio de 2019
09.07.2019

Los equipos de Cáritas se reestructuran por el proceso para unir servicios parroquiales

La ONG de la Iglesia atendió en 2018 a 782 familias y prevé un año negro: "Hoy un contrato ya no garantiza autonomía económica"

09.07.2019 | 02:34

Cáritas, la ONG de la Iglesia, cuenta a día de hoy con 28 equipos en la comarca de Avilés (19 parroquiales más nueve proyectos y acciones transversales). La intención del arcipreste de Avilés, Vicente Pañeda, es reestructurar ahora estos equipos de acuerdo al nuevo mapa pastoral que ya va tomando forma. Están ahora en marcha unidades pastorales como la de Villalegre y La Luz, la del Pozón y Llaranes y la de Salinas, y este año es el turno, al menos, para las de Piedras Blancas; la de Pillarno y San Martín de Quiloño y la unidad pastoral de Luanco y Bañugues. "En el caso de Castrillón, por ejemplo, el trabajo que realizan los voluntarios en Piedras Blancas es completamente distinto al que realizarán en Quiloño, donde hay muchas personas ancianas que sufren soledad", explicó Pañeda, que hizo un llamamiento a posibles voluntarios para colaborar con Cáritas. Actualmente el colectivo cuenta con 293 ayudantes.

El sacerdote arropó a la responsable de Cáritas en el arciprestazgo de Avilés, Sonia Artime, en la presentación de la memoria correspondiente a 2018. Artime se centró en los números del pasado año, e hizo un avance de lo que está por venir: "A Cáritas nos preocupa, de cara a un futuro próximo, las personas migrantes en situación irregular, porque no tienen derechos garantizados. También las familias con hijos a su cargo, sobretodo las monoparentales, y el retraso en la gestión de renovaciones y revisiones del Salario Social, que deja a las familias durante muchos meses, a veces hasta tres años, en una situación muy complicada". Artime hizo hincapié también en la precarización del mercado laboral: "Hoy un contrato de trabajo ya no garantiza autonomía económica".

El colectivo atendió el año pasado a 782 familias que suponen un total de 1.945 personas. La cifra es ligeramente inferior a la registrada en 2017 -entonces recibieron ayuda 846 familias-, pero Artime no lanza campanas al vuelo: "Hay menos ayudas pero el trabajo de los equipos parroquiales de Cáritas en el arciprestazgo de Avilés supuso un gasto de 441.931 euros, unos 40.000 euros más que hace dos años. Esto quiere decir que han aumentado las necesidades". Del total de familias que recibieron atención y acompañamiento sólo 337 acudieron el pasado año a Cáritas por primera vez; el resto ya tenía expediente abierto. "Esto confirma lo que la institución lleva advirtiendo en los últimos años acerca de la cronificación de la pobreza".

El acompañamiento que realiza Cáritas incluye, en la mayoría de los casos, un apoyo económico que se destina, principalmente, a alimentación, vivienda, salud, transporte y formación. Además, Cáritas cuenta a día de hoy con tres proyectos en Avilés: la casa de acogida "Luz Rodríguez Casanova", que en 2018 acogió a 43 personas; el programa de empleo que el pasado año atendió a 218 personas y el programa "Colores", del que se beneficiaron 27 menores y sus familiares. En 2018 también se gestionó, dentro del programa sin hogar, el albergue municipal para personas sin hogar de Avilés, en el que se atendieron a 732 personas. Actualmente el albergue está en otras manos. Cáritas también acompañó a 206 personas mayores, a 187 familias migrantes y a dieciséis más que solicitaron asilo en el arciprestazgo así como a dos familias de reclusos.

"Nos encantaría tener más voluntarios porque con más manos se podría, incluso, desarrollar algún proyecto nuevo en el arciprestazgo de Avilés y llegar a sitios a los que ahora no llegamos por falta de voluntariado", señaló Saray Rodríguez, también de Cáritas de Avilés, que destacó igualmente la importancia de colaborar como socio o donante con la ONG de la Iglesia "es un momento en el que las colectas están disminuyendo considerablemente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook