10 de julio de 2019
10.07.2019
CASTRILLÓN

Todo a punto para la demolición de las zonas ampliadas del polémico chalé de Salinas

Los propietarios de la vivienda han contratado los trabajos de derribo tras fracasar varios intentos del Ayuntamiento para adjudicar el proyecto

10.07.2019 | 02:49
Una de las fachadas del chalé de Salinas en la calle Bernardo Álvarez Galán.

Las obras de demolición de las zonas ampliadas en el polémico chalé en Salinas serán derribadas en los próximos días, en cumplimiento de las sentencias judiciales que comenzaron en 2014 y ya son firmes tras varias apelaciones. Está previsto que los trabajos comiencen esta misma semana.

Los propietarios de la casa, la familia de Pepe Rivero, exportero del Sporting de Gijón, ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para contratar la demolición, según señaló la alcaldesa, Yasmina Triguero. "Los propietarios harán el derribo con supervisión de los técnicos municipales", dijo la Regidora.

El Ayuntamiento sacó a licitación en varias ocasiones la obra de derribo, pero quedó desierto el contrato que ascendía a algo más de 100.000 euros. El primer proyecto de demolición se adjudicó en agosto de 2017 a la empresa Copcisa por unos 100.000 euros. Después, se introdujeron unas modificaciones técnicas que suponían un incremento del coste del derribo, por lo que el Ayuntamiento decidió volver a sacar a licitación la obra. Desde entonces, todas las licitaciones quedaron desiertas.

Los fallos judiciales que obligan al derribo de algunas zonas de la casa se basaron en un artículo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Castrillón aprobado en 2001, que daba un plazo de ocho años para ejecutar las ampliaciones o modificaciones de las viviendas que tuvieran un aprovechamiento urbanístico menor del asignado en el Plan urbano. La primera licencia de ampliación del chalé fue otorgada por la Junta de gobierno local, formada entonces por IU y PSOE que gobernaban en coalición, en el año 2010, en el 2011 se concedió otra licencia más. Los sucesivos fallos judiciales sostienen que la moratoria del Plan urbano para ampliar las viviendas había concluido en el año 2009. La Corporación castrillonense modificó en 2015 el Plan urbano con el objetivo de facilitar la ampliación de viviendas. Se adaptaron las normas urbanísticas de 2001 a la legislación actual para terminar con la inseguridad jurídica como la del chalé de Salinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook