11 de julio de 2019
11.07.2019

Dos años de prisión por dejar sin visión en un ojo a su cuñado en el tanatorio

El agresor, que golpeó a su familiar porque no le avisaron de la muerte de su madre, acepta la pena

11.07.2019 | 02:45
Interior del tanatorio de Avilés.

Dos años de cárcel y tres de alejamiento es el acuerdo alcanzado ayer en la Audiencia Provincial de Asturias ente la Fiscalía, la acusación particular y la defensa para el hombre que dejó sin visión en un ojo a su cuñado en el tanatorio de Avilés porque no le avisaron de que su madre había fallecido. El Ministerio Público solicitaba seis años de prisión, que la acusación del agredido elevaba hasta los nueve.

Los hechos se remontan al 19 de marzo de 2014, cuando el ahora condenado se presentó en el tanatorio de Avilés visiblemente excitado porque le habían comunicado que su madre había fallecido, pero su hermana no le había avisado. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, "nada más entrar en la sala del velatorio, comenzó a armar escándalo, insultando a todos los presentes".

El marido de su hermana, de 57 años, le recriminó su conducta y el procesado se abalanzó entonces sobre él y le "golpeó indiscriminadamente en el rostro, le introdujo violentamente un dedo en el globo ocular izquierdo, provocándole un traumatismo ocular con herida corneal perforante y pérdida de contenido intraocular, que necesitó una operación quirúrgica", asegura la Fiscalía en su escrito de acusación provisional.

El agredido tardó 545 días en completar su proceso de curación, quedando como secuelas un déficit de agudeza visual (en el ojo dañado) prácticamente total, un perjuicio estético moderado y un trastorno ansioso-depresivo reactivo.

La Fiscalía consideraba al agresor como autor de un delito de lesiones, solicitando una condena de seis años de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo, prohibición de acercarse a su cuñado a menos de 200 metros, a su domicilio, lugar de trabajo o lugar en el que se encuentre en cualquier momento y de comunicarse con él por cualquier medio o procedimiento durante 10 años.

Finalmente, el caso se ha cerrado con un acuerdo entre las partes con el que el agresor ha sido condenado, por delito de lesiones, a dos años de prisión y una orden de alejamiento de tres años con respecto al demandante. Podrá evitar la pena de cárcel gracias un acuerdo de pago que asciende a una cantidad algo superior a los 60.000 euros. Cifra en la que también están incluidos los intereses legales correspondientes, la indemnización por las lesiones y secuelas, y los gatos de curación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído