11 de julio de 2019
11.07.2019

Cuatro pasajeras, heridas por un choque de un coche con un autobús en El Carbayedo

Tensión en la zona tras el impacto: "Sonó fortísimo; el turismo salió despedido y, si no llega a ser por su conductor, pudo haber atropellados"

11.07.2019 | 02:45

Cuatro heridas. Ese es el saldo que dejó ayer un accidente en el que se vieron implicados un autobús urbano y un turismo en El Carbayedo. Las víctimas, todas pasajeras del autobús que salieron despedidos por el impacto, fueron trasladas al Hospital San Agustín. Si bien, las heridas de todas ellas parecen de carácter leve. El suceso obligó a la intervención de una ambulancia, la UVI Móvil y varias dotaciones de Policía Local, lo que causó gran revuelo en la zona. La aglomeración de vehículos también causó ligeras retenciones en el tráfico.

Los hechos tuvieron lugar a las 15.15. Fue entonces cuando, según el atestado policial, el Volkswagen Polo azul marino conducido por J. M. G. C., de 55 años y vecino de Llanera, chocó contra el autobús urbano de la Línea 1 -La Luz-Piedras Blancas- al cambiar de carril, cuando ambos se encontraban subiendo Severo Ochoa a la altura del parque del Carbayedo. Según relataron algunos testigos, el turismo salió despedido por el impacto "al menos 30 metros". También algunos pasajeros del autobús. Cuatro de ellos, todos mujeres, tuvieron que ser trasladados al hospital: Y. G. R., avilesina de 30 años con lesiones en una rodilla; M. P. G. N, de 57 años y de Avilés, con lesiones en una pierna y en el brazo -ésta fue trasladada al San Agustín por la UVI Móvil, aunque su estado no es grave-; M. D. A. P., castrillonense de 55 años con dolores en el pecho y en un brazo; y N. F. M., vecina de Castrillón, de 29 años y con heridas en la nariz. Los usuarios que se encontraban bien abandonaron el lugar por su propio pie.

"Se escuchó un estruendo muy fuerte", describió la hostelera Sandra Camba sobre cómo había percibido el impacto desde su establecimiento, ubicado a escasos metros del lugar del suceso. "Había una chica que sangraba muchísimo por la nariz y otra que se quejaba de que le dolían los dientes. Les ofrecí hielo, pero el conductor aconsejó que esperásemos a que llegasen las ambulancias", relató la empresaria, que puso su establecimiento al servicios de los heridos y los servicios de emergencias.

Asimismo, tal y como relata la hostelera, el suceso pudo ser más grave. "Algunas personas que estaban en la terraza dijeron que el coche salió despedido y que, si no llega a ser por la pericia del conductor, podía haber atropellado a alguien", explicó la empresaria, que no llegó a ver el suceso en primera persona. "Me dio mucha pena del conductor del vehículo, que estaba desencajado", agregó.

Además de los cuatro heridos leves, el accidente también generó tráfico lento en la zona, por la inutilización temporal de un carril de la calle, una de las principales arterias viales de Avilés. Tanto cuando sucedió como mientras intervenían los equipos médicos. "Había mucha gente que se paraba a mirar y el tráfico era un caos", explicó Laura González, una conductora que pasó por la zona minutos después del suceso. "Lo realmente importante es que, al menos no hubo heridos graves".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído