13 de julio de 2019
13.07.2019

Los acusados por robar rodillos de cobre en Arcelor se ven "cabezas de turco"

La fiscal y la siderúrgica piden 18 meses de cárcel y las defensas solicitan la absolución: "Los testigos no han podido acreditar nada"

13.07.2019 | 02:12
Los tres investigados, ayer, en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo penal número 2 .

Siete años y siete meses después de ser denunciados, tres hombres (J. M. G. F., J. A. P. A. y J. A. R. M.) se sentaron ayer en el banquillo de los acusados. Se les acusa de sustraer once rodillos de cobre valorados en 46.258 euros de las instalaciones de la multinacional Arcelor-Mittal en el segundo semestre de 2011. Consideran que uno de los investigados ocultaba los rodillos en los camiones de una empresa subcontratada para llevar a cabo el desmantelamiento de la línea de hojalata 1 y, previa autorización del técnico de la siderúrgica, salían de la empresa hacia una chatarrería. En la vista oral -los investigados prestaron declaración a finales de junio- ofrecieron su testimonio dos testigos y las partes elevaron a definitivas su calificaciones.

El Ministerio Fiscal mantuvo su petición de pena de un año y medio de prisión para cada uno de los tres encausados: "Entendemos que existía un concierto entre los tres dirigido a extraer rodillos de cobre y obtener beneficio". La acusación particular que defiende los intereses de la multinacional siderúrgica hizo suyas las palabras de la fiscal: "Aprovecharon que podían sacar rodillos engomados para sacar otros de Arcelor que sí tenían valor". Los abogados de la defensa negaron la mayor. Los tres letrados consideraron que no está acreditada la autoría de los hechos por parte de sus clientes, a los que consideran "cabezas de turco". Los tres coincidieron también en solicitar como atenuante el retraso en la tramitación de la causa penal. La Audiencia Provincial decretó la nulidad del juicio que ahora se ha repetido en el Penal número 2 de Avilés y, posteriormente, hubo hasta doce suspensiones de otros tantos señalamientos.

El letrado que defiende J. A. P. A., Gabriel Giraudo, consideró que el atestado "está viciado desde el primer momento". Y puso como ejemplo que los supuestos rodillos estuvieron en una fábrica de Bolueta, en Vizcaya, hasta hace aproximadamente dos años y los agentes de la Guardia Civil no se desplazaron a dicha empresa para comprobar si eran los robados. Dijo también: "Que no estén sentados aquí los camioneros que reconocieron haber sacado los rodillos también es bastante llamativo". El abogado de J. M. G. F., José García Fernández, hizo alusión a "incongruencias" durante el proceso. Pidió la libre absolución de su cliente "condenando en costas al denunciante por su temeridad y mala fe". El letrado de J. A. R. M. habló de "un manifiesto error de calificación". "No ha habido una individualización de la pena, mi cliente, en el caso de haber cometido algún delito, fue el de receptación". La fiscal y la letrada de la acusación particular mantuvieron la pena de 18 meses de prisión para cada uno. El caso quedó visto para sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook