19 de julio de 2019
19.07.2019

Los bomberos rescatan a una niña atrapada en un juego infantil de Las Meanas

"Fue un susto tremendo", señala la familia de la pequeña, cuya pierna quedó entre dos tablas

19.07.2019 | 02:47
Marieta Iglesias, con Yambi, en el parque de Las Meanas.

"Fue un susto tremendo. Se le quedó la pierna atrapada y no podíamos sacarla. Le dolía mucho y no paraba de llorar. Fue una angustia terrible. No entiendo cómo el Ayuntamiento puede tener este parque así". Todavía temblando por los nervios, Marieta Iglesias no era casi capaz de relatar en la tarde de ayer el suceso que necesitó la intervención de los Bomberos para rescatar a su nieta Yambi, de tres años, que se quedó atrapada en el castillo de la zona de juegos del parque de Las Meanas.

Eran sobre las 18.30 horas cuando la pequeña correteaba por el castillo del parque de Las Meanas. En pleno juego, introdujo una pierna entre dos tablas y, aunque aparentemente todo lo que entra debe salir, la extremidad de la cría se quedó atascada. Ante la imposibilidad de liberarla y el temor a que pudiese fracturar la pierna, los usuarios del parque decidieron llamar a los Servicios de Emergencias. Hasta el lugar, se desplazó una dotación de los Bomberos, que tras forzar las maderas que aprisionaban la pierna de la niña, lograron rescatarla.

"La niña lloraba y se ponía nerviosa y yo no sabía qué hacer. Tenía mucho miedo a que se pudiese romper la pierna", relató con angustia Iglesias, muy agradecida a los Bomberos. "Vinieron rapidísimo y fueron un encanto. Menos mal que todo salió bien", agregó con alivio.

Pero más allá del suceso, afortunadamente una mera anécdota Iglesias y el resto de usuarios del parque denuncian "dejadez" por parte del Ayuntamiento en la conservación de la zona juegos. "Es una vergüenza el poco mantenimiento que hay. Es un lugar utilizado por niños. No puede estar así", clamaba la avilesina, mientras señalaba deficiencias en el suelo, tablas rotas y barandillas oxidadas en el castillo de juegos y una papelera rota. "Además, el entorno está lleno de excrementos de perro. Nadie controla si los animales van sueltos ni si sus dueños recogen las heces", abundó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído