22 de julio de 2019
22.07.2019

La Audiencia reduce de 5 años y 7 meses de cárcel a 2 años la pena para el joven que intentó violar a una avilesina

Los magistrados asocian las lesiones de la víctima a la fuerza empleada para tratar de consumar la agresión sexual y modifican la condena por robo con violencia al entender que lo que se produjo fue un delito de hurto leve

22.07.2019 | 13:49
El hombre juzgado por la agresión a la vecina de Bustiello, en la sala de vistas del Penal de Avilés.

La sección tercera de la Audiencia Provincial ha revisado a la baja las condenas que había impuesto el juzgado de lo Penal número 2 de Avilés al joven avilesino de origen colombiano que en febrero de 2018 agredió sexualmente a una mujer en el barrio de Bustiello y le propinó golpes que le causaron severos daños de los que le han quedado secuelas. En concreto, el tribunal que vio el recurso de apelación que presentó el abogado del acusado, José Ramón Nistal, ha dejado en dos años de prisión la condena por un delito de lesiones en concurso medial con un delito de agresión sexual y en una multa de un mes y 15 días a razón de 6 euros diarios la sanción por la apropiación del teléfono móvil de la víctima.

Así mismo, el agresor ha sido condenado a no acercarse a menos de 500 metros de la víctima, a su domicilio o lugar de trabajo, así como no comunicarse con ella por tiempo de cuatro años. El tribunal tuvo en cuenta para dictar estas condenas la atenuante de intoxicación por embriaguez, dado que se entiende probado que el joven había ingerido abundantes cantidades de bebidas alcohólicas.

El Penal de Avilés había impuesto condenas de dos años por delito de agresión sexual, de un año y 7 meses por otro delito de lesiones y dos años por un tercer delito de robo con fuerza. La Audiencia Provincial vincula los dos primeros y califica el tercero como un hurto leve, en el entendido de que la acción del joven no iba encaminada a robar el móvil a la mujer si no a vencer su resistencia para forzarla sexualmente. Contra la sentencia de la Audiencia Provincial, que no es firme, cabe recurso de casación por infracción de ley ante el Tribunal Supremo, una opción que la víctima sopesa estos días con su abogada, Ana María González Martínez, del Centro de Atención a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (Cavasym).

Los hechos que se dan por probados en la sentencia de la Audiencia son que, sobre las 13.45 horas del 24 de febrero de 2018, el acusado se cruzó con la víctima en la calle Álamo de Avilés y le dijo que cuánto cobraba (por una relación sexual), que tenía dinero; la mujer le ignoró y siguió andando. Cuando ya estaban en la calle El Roble, el acusado se colocó delante de ella y le hizo tocamientos en los pechos. Ella le dio entonces un empujón, a lo que el acusado respondió dándole un puñetazo en la cara y tirándola al suelo, donde comenzó a darle patadas en la cabeza. Tras conseguir la víctima levantarse del suelo y acercarse a un callejón de esa misma calle, el acusado la empotró contra una pared, cogiéndola del cuello, momento en que él aprovechó para hacerle nuevos tocamientos y tratar de quitarle el pantalón. En ese momento, prosigue el relato del fiscal, apareció un vecino y el acusado se fue del lugar, cogiendo el móvil de la víctima, que se había caído al suelo.

Como consecuencia de la agresión, la mujer sufrió lesiones, entre ellas hematomas importantes, fractura de la pared anterior del seno maxilar izquierdo o fractura de la pared externa del seno maxilar izquierdo con varias líneas de fractura, de las que tardó en curar 90 días, dos de los cuales estuvo hospitalizada. Le han quedado secuelas.

El joven autor de la agresión ha estado en prisión provisional por esta causa desde el 28 de febrero de 2018 hasta el 14 de junio de ese mismo año. Por parte del Juzgado de Instrucción número 4 de Avilés se impuso al acusado como medidas cautelares la prohibición de aproximarse a la víctima, a su domicilio y lugar de trabajo a menos de 500 metros, así como la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook